El Búho

Política y Cultura desde Arequipa Perú.

Los horrores de la esclavitud en el siglo XXI

Siete años en la oscuridad

A los 16 años, Rosaura Robles Minaya dejó su pueblo natal Aco, en Áncash. Viajó por cuatro departamentos del país, pero siempre en calidad de esclava. Golpeada, explotada, privada de su libertad, pasó siete años en el silencio. Recientemente fue rescatada en Arequipa. Por increíble que parezca, su secuestradora apenas pasó un mes en prisión. Una muestra de por qué la trata de personas aún pone grilletes con libre impunidad. Esta es la historia.

La encontraron en un camión cisterna. Rosaura Robles tenía el pelo sucio y la piel quemada por el sol. Su metro y medio de estatura parecía aún más reducido por el temor. Por la falta de contacto humano. Los últimos meses estuvo prisionera en una zona desértica de La Joya, cerca de San Camilo, donde realizaba  diversas labores: regaba 14 hectáreas de tierra baldía, lavaba los camiones cisterna, cocinaba para su  secuestradora y para todos los que vivían con ella, también para los perros; y lavaba la ropa. Después de 15 o 18 horas de faena, podía descansar. Siempre y cuando su captora, Andrea Ríos Gonzales,  no la agarrara de los pelos y la estrellara frenéticamente contra las paredes.

El secuestro
No recuerda qué día exacto empezó su silencio. Sólo el año. Era el 2009. Le habían prometido educación y  un sueldo. Felipa Gomero, sobrina de Andrea Ríos, había hablado con su hermana mayor, Hilaria Robles.  Durante una conversación en Aco le había dicho: “Puede trabajar en la casa de mi tía y, además, ir al  colegio”. Hilaria dudó en un primer momento, su hermana tenía 16 años. Pero Felipa Gomero, que era su  amiga, insistió. Le hizo ver que vivían en la pobreza. Que el padre de ambas había muerto recientemente y  que ahora, eran una madre y cinco hijos. “Cómo van a sobrevivir así”, dijo. Entonces, aún desconcertada, Hilaria aceptó. Tras hablar con Rosaura, le entregó a Felipa la partida de nacimiento y vio partir a su hermana menor hacia la capital….

….Lea el artículo completo en la versión impresa
o Descargue aquí la versión digital

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *