La tradicional celebración ritual de fin de año, donde se lucha por el orgullo, en una sabrosa crónica

Takanakuy: cuando las diferencias se equiparan con sangre

Mientras el grueso de la población sigue adobada en la resaca de la Navidad, en Villa Paraíso ocurre una fiesta costumbrista y controversial cuyo polvo levantado no ha dificultado su perenne visión de las diferencias: Los problemas se solucionan con una comunicación de semántica tangible: golpes. Emisor y receptor se fijan como vencedor o vencido y, a pesar de las roturas y las sangres, el contexto siempre viste una camiseta deportiva.

La Revista

La tierra se remeció en Villa Paraíso justo después de que el cielo se cerrara a pesar del estiaje. Una insignificante garúa descendió sobre el público, pero fue desbaratada por las vehementes ondas que salían de los parlantes: La wayliya ya repicaba entre las piedras su invariable tono melancólico y en los bordes masticados y arenosos de la gran fosa que contiene la plaza de toros, cientos de residentes chumbivilcanos esperaban la primera batalla entre sus paisanos más valientes o pelincos.

Los golpes secos eran tales que se superponían al ruido musical. El arrastre de los zapatos levantaba una estela blanquecina y dramática sobre el revoltijo de brazos, cabezas, puños y piernas que se movía irregularmente descerrajando toda su potencia y desacierto. La tierra se remeció en Villa Paraíso, es preciso decirlo, …

Lea el artículo completo descargando la Edición Digital de este número aquí

 

También puedes ver

No se encontraron resultados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE