#Hace20Años Arequipa dijo no al fraude: Recuperando al León del Sur

Casi en vísperas de la primera vuelta de la elección presidencial, en aquel año 2020, se respiraba fraude en cada manifestación gubernamental, dirigida íntegramente a dejar a Alberto Fujimori, un tercer quinquenio en el poder. En Arequipa, surgió una decidida oposición, de la que dio cuenta el Semanario El Búho de esta manera.

Hace 20 años Avatar

La edición N° 4 del semanario El Búho fue publicada el 24 de marzo del 2000. En aquella ocasión, Arequipa había expuesto su mayoritario rechazo a la tercera candidatura de Alberto Fujimori a la Presidencia de la República. Para ello, se realizó un multitudinario mitin en la Plaza de Armas, que recordó a Arequipa porque era conocida como el León del Sur.

Portada del semanario El Búho de Arequipa

NOTA ORIGINAL

Después de mucho tiempo, la Plaza de Armas de Arequipa se vio repleta. Gente de toda condición, marchó y se emocionó tras el vibrante discurso del alcalde Juan Manuel Guillén, y el ensordecedor rumor de la multitud. Además de exigir que el presidente Fujimori ponga fin a la controversia deponiendo su candidatura, Guillén invocó a los demás candidatos a unirse detrás de una candidatura única.

«Aún hay tiempo» dijo, antes de bajar, y cargado en hombros, presidir una contundente manifestación de protesta contra las maniobras, la manipulación, la falta de transparencia y la burla en qué se ha convertido el presente proceso electoral.

Perdido el miedo y alentados por las encuestas que por primera vez, le da un triunfo al candidato Alejandro Toledo en una segunda vuelta, miles de pobladores repitieron este cuadro de protesta en varias ciudades del país.

Este hueco en el panorama electoral se produce justo 24 horas antes de vencerse el plazo para la publicación de encuestas, en medio de una atmósfera cada vez más encarecida por nuevas denuncias. A las ya conocidas se suman la posible intervención de otro miembro de la ONPE en la supuesta falsificación de firmas de Perú 2000, y la presunta falsificación de firmas de otra agrupación ligada al gobierno, que a última hora no logró inscribirse. Se trata de la llamada Alternativa Democrática, conspicuos representantes en nuestra ciudad. Precisamente «esta agrupación lidera la contramarcha que se ha previsto para hoy».

Por su parte, el presidente candidato, ha perdido lo que le queda de pudor y se ha lanzado con todo al aparato estatal, en una campaña que, hasta él adivina perdida, por lo menos respecto a un triunfo en primera vuelta. Decididamente, el destino del país se decidirá en segunda vuelta.

Esta semana el presidente viajó al Cusco con toda la maquinaria estatal cuando iba en su calidad de candidato, mientras sus ministros están de gira por todo el país. Entregando títulos, alimentos, y cuánto puede servir para alentar la reelección. Sólo en esta semana, cuatro ministros estuvieron en nuestra ciudad.

Mientras la marcha transcurría ruidosa por el centro, el ministro de Salud ofrecía nuevo equipamiento en el hospital regional y el ministro de Transportes entregaba títulos en Hunter. El ministro de la presidencia, por su parte, regalaba a sus anchas el 30% del presupuesto nacional que tiene asignado su despacho. Estos dos últimos se han vuelto especialmente asiduos en Arequipa.

En este clima, se espera más reacciones a la valiente actitud adoptada por el pueblo arequipeño y su alcalde. Los días que vienen son decisivos y la oportunidad, única.

Recuperando al viejo León del Sur de Arequipa

Después de las 9:30 de la mañana, el ingreso al centro de la ciudad se hizo literalmente imposible. Combis, ómnibus y microbuses debieron modificar sus rutas y retornar al área periférica. Los manifestantes ingresaron a la plaza por sus cuatro costados; mientras en la calle Jerusalén los desprevenidos conductores debieron esperar casi 2 horas hasta que la marcha concluyera.

Un mono que representaba al SIN y un chino disputándose el primer pisotón sobre la Constitución. Muchos muñecos representando al mandatario fueron quemados cual Judas, en medio de ensordecedores gritos y algarabía.

Pese a que los manifestantes provenían de diversas canteras políticas, sindicales y barriales, voces enronquecidas, al unísono gritaron un rotundo «no al fraude». Entre los pobladores también se infiltraron grupos de desconocidos que quisieron provocar hechos violentos que no prosperaron.

En este escenario, tal como se había anunciado, hizo su aparición el alcalde provincial, quien inició un encendido discurso. «Después de mucho tiempo estamos recuperando al viejo León del Sur y desde aquí le decimos al ingeniero Fujimori que retire su candidatura», dijo desafiante al tiempo de cuestionar su calidad moral porque «un auténtico gobernante es aquel que une, no aquel que enfrenta».

Juan Manuel Guillén se refería a la polarización que hoy sufre el país y que en Arequipa ha motivado incluso la convocatoria a una marcha en apoyo del gobierno para hoy. Adelantándose a los hechos, Guillén preguntó a la masa ¿A quién han chantajeado para estar hoy aquí, a quién han presionado para estar hoy aquí?. La respuesta fue un sonoro «a nadie».

Finalmente, el burgomaestre pidió a los candidatos de la oposición unirse tras un solo candidato para derrotar en primera vuelta a Fujimori.

Como es mejores épocas, el alcalde bajó del balcón y se confundió con la compacta multitud que abarrotaba la Plaza de Armas. No faltaron quienes lo alzaron en hombros para marchar y dar una vuelta triunfal por nuestra plaza mayor. El régimen ya está advertido.

Síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE