#Hace20Años ¿Todavía le cuida las espaldas? El general Abraham Cano, sus abusos y su laberinto

En Arequipa, el general Abraham Cano y Daniel Postigo 'Vladimirito', eran las piezas claves para los objetivos dictatoriales que venían desde Palacio de Gobierno

Hace 20 años El Búho

El 6 de octubre del 2000 se publicó el N° 23 del semanario El Búho. En aquella ocasión, en medio del ocaso del exasesor presidencial Vladimiro Montesinos, tras su fuga del país, toda su maquinaria se empezó a desbaratar. En Arequipa, el general Abraham Cano y Daniel Postigo ‘Vladimirito’, eran las piezas claves para los objetivos dictatoriales que venían desde Palacio de Gobierno. Aquí un reportaje de cómo se conformó esta red en la Ciudad Blanca, a las órdenes de Montesinos.

General Abraham Cano

En esta etapa de arrepentimientos espontáneos, de caretas despintadas y banderas deslucidas, las paranoias que según los progobiernistas padecían muchos peruanos resultan, a lo luz de los hechos, justificadas. Incluso los aspavientos que hicieron los oficialistas para reconocer públicamente los alcances del poder militar que impuso su exasesor presidencial y comercial han confirmado la total impunidad con la que operaba el régimen de Fujimori y Montesinos, estrategia a la que después de todo
seguimos sometidos.

En Arequipa, la mafia procedente de las mismas canteras, también ha hecho gala de sus «bondades», al punto de que todas las decisiones políticas, tenían que contar con el visto bueno de dos personajes: el General Abraham Cano Angulo y el excapitán Daniel Postigo Cerpa, ambos compañeros y amigos del doctor; quienes han mantenido bajo sus amenazas y chantajes a funcionarios públicos, periodistas y sobre todo a alcaldes distritales que hasta ahora continúan negociando su gestión.

Escribe: Lourdes Zanabria

Abraham Cano Angulo, se graduó en la Escuela de Oficiales de Chorrillos en la promoción del exasesor Vladimiro Montesinos el 1 de enero de 1966,
promoción en la que también egresaron el «inamovible» general
, actual presidente del Comando Conjunto José Villanueva Ruesta y otros dos generales de división de la cuarta y quinta región militar. De 18 generales de división, 13 pertenecen esta promoción.

Fue trasladado a Juliaca y allí conoció al actual congresista del Frepap y miembro honorífico de la bancada oficialista Perú 2000, el tránsfuga
Luis Cáceres Velásquez cuando era alcalde de Juliaca. Según versiones extraoficiales fue allí donde le relación Cano-Cáceres se hizo mas estrecha a consecuencia del comercio, en lo que la familia Cáceres era reconocida por sus «habilidades» en los negocios.

Su carrera ascendente se inició en el gobierno del ingeniero Alberto Fujimori Fujimori, hasta ese entonces, al interior de las Fuerzas Armadas su desempeño no había sido el mejor y mantenía el grado de comandante, poco después se incorporó a la Escuela de Inteligencia Nacional, en donde ascendió fácilmente a coronel a decir de algunos colegas, luego del golpe del 5 de abril de 1992 Cano tuvo más ingerencia en el Ejército, sin contar con los méritos respectivos, pues el general fue prácticamente el último de la promoción, le dieron la Jefatura de la Oficina de Administración del Ministerio de Interior.

Una vez en el cargo, su gestión fue cuestionada públicamente ya que en plena crisis económica interna, el general importó uniformes y accesorios de la Policía Nacional de Corea. El escándalo a consecuencia de la negociación provocó enfrentamientos en las más altas esferas militares al punto que este hecho fue denunciado a la prensa que le otorgó grandes titulares y espacios televisivos.

Sin embargo, sus funciones iban en aumento a la par con las exigencias de Montesinos para mantenerse en el poder. Las preocupaciones del doctor a estas alturas no solamente se limitaban a sus acciones en la capital, porque los movimientos de resistencia democrática crecían en el resto de
país, así que esta complicada situación lo obligó a expandir su aparato de terror. A sus compañeros de promoción los ascendió a generales de división otorgándoles la jefatura de la regiones más rebeldes del país, el Sur.

En Arequipa

Cano llegó a Arequipa a principios de 1997 y ascendido, como el segundo mando después del general Tomás Marky, quien tuvo a su cargo la Jefatura de la Tercera Región Militar, aunque sus intenciones en ese momento nadie las sospechaba, Cano fue ganando terreno dentro de las instancias públicas.
Se ganó la confianza de muchos y poco a poco mejoró sus relaciones con muchas autoridades de Arequipa, a los Cáceres ya los conocía así es que involucrarse en el manejo municipal no le fue muy difícil, teniendo en cuenta que en ese periodo el burgomaestre era Roger Cáceres Pérez, hijo de su exsocio en Juliaca.

Mientras tanto la gestión del general Tomás Marky se desarrollaba en la más completa normalidad, hasta que inesperadamente Marky fue denunciado y sentenciado a pena privativa de la libertad por lavado de dinero, lo acusaron de recibir dineros procedentes del narcotráfico, tal como «Vaticano» acusó a Vladimiro, solo que este siempre tuvo el apoyo
incondicional del presidente y funcionarios.

Como segundón de Marky, Cano ascendió y se convirtió en jefe de la Tercera Región Militar. Esta era su oportunidad, para destacar y demostrar su manejo del poder bajo estas condiciones, otra relación que se solidificó fue la de Cano con Postigo, el conocido empresario hotelero que asumió importantes roles como funcionario público, y que se convirtió en el complemento que el Servicio de Inteligencia necesitaba para controlar al dormido León del Sur.

El general y el capitán

Aunque en conjunto son los dos personajes que han impuesto sus chantajes y manipulaciones a todos aquellos que se opusieran a sus planes, no se sabe quien de los dos lleva la batuta. Abraham Cano es general de división, casado con Carmen Gamarra y padre de tres hijos que están en el exterior.

Daniel Postigo Cerpa es excapitán que pasó al retiro por decisión propia pues tenía que continuar sus estudios en un instituto de Francia. Es personal entrenado en operaciones de Seguridad Interna para oficina, cargo que desempeña actualmente, lo que explica los procedimientos matonescos de Postigo que siempre aplica cuando se trata de hostilizar directa e indirectamente a sus opositores. Creador de la agrupación denominada «Periodistas Unidos», que tuvo como objetivo la defensa
por los afanes reeleccionistas y que hoy parece haberse difuminado.

Su regreso de Francia le permitió formar parte de la directiva de la Alianza Francesa en Arequipa, cargo que dejó cuando llegó Jaques Petriment, Actualmente es director de Circulación Terrestre y además posee un cargo en el directorio de EsSalud en el sector de economía. Daniel Postigo Cerpa, el «Vladimirito» como todos lo conocen, procede de una familia de concepciones ideológicas apristas pues su abuela prácticamente fue la fundadora del PAP en Arequipa, aunque pocos la conocen, la señora de Postigo ahora se encarga de la cocina del famoso restaurante «2 de Mayo», en el que se han producido las reuniones decisivas de la vida política de Arequipa, y que es propiedad de los hermanos Postigo.

En este lugar ambos personajes se reunieron largas horas, poco después de la fuga de Montesinos a Panamá.

General Abraham Cano

El general y los alcaldes

Las situación de ilegitimidad del mandato de Alberto Fujimori para postular a un tercer período presidencial provocó las alianzas y los convenios con las municipalidades, cuyos alcaldes eran obligados a someterse al régimen, pues en caso contrario les quitaban el apoyo y ayuda social al distrito. Con esta presión muchos de ellos decidieron defender los afanes reeleccionistas a cambio de evitar ser blanco de las venganzas políticas.

La invitación a los burgomaestres la hacía directamente Abraham Cano, quien se aseguraba su real participación durante la campaña electoral, para esto solía someterlos a un periodo de prueba, que generalmente era de un año, superando el año de incondicionalidad Cano interponía sus buenos oficios ante la CTAR y lograba con una inmediatez sorprendente, ejecutar las obras.

Obras que en su mayoría eran de asfaltado, muros de contención, campañas cívicas que son ejecutadas por la tercera Región Militar que posee la planta más exitosa de asfaltado de Arequipa, ya que había períodos en que funcionaba las 24 horas del día.

El éxito de algunos alcaldes que fueron reelectos radicaba básicamente en la ejecución de estas obras. A nivel político meses antes de la campaña electoral poseían cierto nivel de decisión, en todas las reuniones protocolares estas alianzas eran más que evidentes. Los más allegados como Simón Balbuena, Ernesto Alarcón y Marcio Soto pretendían participar en las listas parlamentarias de Perú 2000 pero sus caros anhelos fueron desvirtuados.

En este ínterin, las peleas al interior del movimiento crecían y las discrepancias eran casi insalvables. Cuando en pleno proceso electoral Fujimori caía estrepitosamente, incluso Simón Balbuena, el más pragmático de ellos como él se autodenomina, interpuso una demanda de hostigamiento y persecución a Daniel Postigo ante la comisaría de Hunter, demanda de la que días después de haberla redactado misteriosamente olvidó su contenido. Solamente en el distrito de Hunter la inversión que alcanzan las obras de la TRM asciende a 3 millones 374 mil 562 nuevos soles.

Los abusos del general

Mientras unos eran beneficiados por las obras del general, otros eran denostados, amenazados e intervenidos como represalia por su férrea oposición . Arturo Valderrama, alcalde de Miraflores, el opositor de la marcha de los cuatro suyos ha denunciado innumerables veces la presión de la que es objeto, amenazas de muerte y venganzas políticas contra su gestión.

La última muestra de abuso fue la represión en los pueblos cercanos al cuartel de Salaverry, donde los contingentes militares arremetieron salvajemente contra los humildes pobladores que se confiaban en una acuerdo conciliatorio que los militares jamás respetaron.

Pero los abusos no solamente han ocurrido en contra de los que están fuera de la institución castrense, al interior el general fue cuestionado por contratar a su concuñado el Arq. Andrés Pancorvo para realizar las construcciones de las viviendas de la Villa Militar, retirando de la obra al general Bustamante, ingeniero militar.

Y quien no recuerda, que sus desmesuradas ansias de poder fueron tan irracionales que cuando sucedió el desastre natural de Choco y el pueblo estaba completamente aislado esperando la ayuda ofrecida por el gobierno, Cano retrasó el despegue del helicóptero más de 10 horas sólo con el propósito de esperar a la entonces ministra de la Mujer, Mirase Schenone,
demostrando así su incondicionalidad al poder central.

El general

Aún cuando el poder del general es todavía significativo, dentro de la TRM la diferencias y discrepancias entre los militares cada vez son más grandes. De fuentes fidedignas se sabe que casi el 90% de militares están en contra de su gestión, y esperan un cambio inmediato en la jefatura de la Región. Las reuniones que sostenía semanalmente Cano en su dependencia
han dejado de realizarse, hasta sus más íntimos amigos parecen alejarse sutilmente, sobre todo después de esa reunión que Postigo y Cano sostuvieron el jueves de la semana anterior en el restaurante 2 de Mayo.

En las altas esferas del poder ahora se vocean otros nombres con la misma consigna de chantajes y extorsión, el del general de la PNP Sánchez Ardito compañero de Abraham Cano y de la «vladimirita» Guadalupe Inearroca, gobernadora de Alto Selva Alegre, que parece tiene sus conexiones en este aparato de Inteligencia, al que todavía estamos sometidos.

El general Cano debe irse

Por Alonso Ruiz Rosas

Lo dijimos en el primer numero de El Búho (3 de marzo) y lo repetimos ahora: el general Abraham Cano, comandante general de la TRM, puede ser todo lo simpático, campechano y fujimorista que quiera, pero ha incumplido con su deber al convenirse en jefe político donde sólo debía ser jefe militar.

Cualquier persona medianamente informada sabe perfectamente que el general Cano se comprometió a fondo con el torcido afán reeleccionista de Fujimori y que fue también el más conspicuo representante del corrupto Vladimiro Montesinos en nuestra ciudad. Su permanencia en la comandancia de la TRM resulta, como es obvio, incompatible con el retomo a la legalidad y daña gravemente la imagen de nuestro Ejército.

¿Participó el general Cano, como algunos suponen, en la compra de los vergonzosos congresistas Cáceres?, Sabe Dios. Lo que si queda claro es que el general prefirió ser leal a la mafia capitaneada -literalmente- por Montesinos, que a su propia institución. Como otros generales, Cano confundió los intereses de un corrupto capitán dado de baja por traición, y acaso sus propios intereses particulares, con los intereses del Ejército Peruano.

No puede, pues, seguir siendo jefe, porque ningún oficial o soldado que se respete tiene por qué obedecerle. Por el bien del país, Arequipa debe insistir en su reclamo para que el general Cano y los otros comandantes generales que se comprometieron de ese modo con el felón ya prófugo pasen de inmediato al retiro.

Ni impunidad, ni venganza: sólo justicia y la debida grandeza de espíritu que demandan ahora los altos intereses del Perú.

El laberinto del general

Estos son los cuatro pasos que Abraham Cano ha aplicado con éxito los últimos años para mantener chantajeados a gran parte de los alcaldes distritales de Arequipa.

  1. Invitación al burgomaestre para que se convierta en abierto colaborador del régimen, a cambio de obras (asfaltado) y beneficios sociales (PRONAA y FONCODES)
  2. Si hay resistencia, procede el amedrentamiento, la presión política y las amenazas.
  3. Luego de hacer sentir su poder, vuelve a hacer la invitación para «arreglar» la situación.
  4. Si el alcalde no acepta los chantajes y la oportunidad de reivindicarse frente a la autoridad, se atiene a las consecuencias que fácilmente pueden desestabilizar la gestión.

Síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

2 respuestas a “#Hace20Años ¿Todavía le cuida las espaldas? El general Abraham Cano, sus abusos y su laberinto”

  1. Avatar Dante Zegarra López dice:

    Solo una corrección. Daniel Postigo se retiró del Ejército con el grado de Mayor. Su último destino fue Arequipa a cargo de la Ofina de Información y Educación de la TRM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE