Historias de Arequipa: Evita y el principio del fin de la influencia argentina

"No solo imitó a Evita Perón, sino que fue íntima amiga de Eva. En realidad, los Odría tuvieron parecidos con los Perón: Juan Domingo y Manuel..."

Historia
Evita Perón
Un ramillete de damas de los ´50, rodean a Eva Duarte de Perón (al centro con tocado blanco en la cabeza) y a María Delgado de Odría (a la izquierda de Evita con vestido, guantes y tocado negros). 

Las relaciones y recíprocas influencias entre Argentina y Arequipa y el sur del Perú son de antigua data y en algunas épocas fueron muy intensas y fluidas. En la época colonial los comerciantes de ambas zonas concurrieron al mercado que formó e intercambiando productos, intercambiaron también, canciones, poemas, formas de hablar y costumbres en general. En la época de la Independencia sus partidarios soñaron y batallaron juntos por lograrla.

Desde la colonia hasta la época republicana más temprana, estoy hablando hasta que se puso en uso el canal de Panamá, el 15 de agosto de 1914, era muy penoso, lento y caro traer las mercaderías europeas a nuestras costas del Pacífico, pasando los barcos por el Estrecho de Magallanes y, entonces, muchas mercaderías que llegaban de Europa a Buenos Aires circulaban por el continente hasta llegar a Arequipa.

Después de puesto en uso el canal de Panamá el 15 de agosto de 1914, y en vista de la modernización y mayor tamaño de los barcos y los adelantos de la navegación marítima, para los barcos que llegaban a Buenos Aires les era más fácil venir a nuestras costas del Pacífico por el Estrecho de Magallanes que por el canal de Panamá. Y, entonces, La mayoría de estos barcos que hacían ese trayecto y venían a los puertos de Valparaíso y Callao, hacían escala en el puerto de Arequipa, que era Mollendo.

Con los barcos, no solo llegaban mercancías, llegaban europeos, compañías artísticas, adelantos de la moda y tecnología europea. De paso, muchas publicaciones argentinas: libros, revistas, periódicos, etc. Como venían en nuestro idioma y con referencias más cercanas y parecidas a las nuestras, eran muy bien acogidas en la Blanca Ciudad. Y no solo Arequipa se relacionó con Argentina por el mar y barcos, sino por tierra y tren con el interludio de Bolivia. Todo esto hizo que Arequipa, en esas épocas, tuviese más relación con Buenos Aires que con Lima: revistas, libros, modas, bailes, cantos, películas, viajeros, etc. 

Así se comprenderá, poniendo el ejemplo de un solo caso, cómo con Gardel los hombres arequipeños hicieron su imagen y su mundo; el cantar y bailar tango, la pinta varonil, el sombrero de paño, el peinado engominado, el estar presto a enamorar en todo instante; a sufrir por el amor que escribe trágicas historias de tango, etc. Y, si eso sucedió con el che Carlitos, las arequipeñas que suspiraban por el Gardel legítimo y tenían que contentarse con sus Gardeles locales, tuvieron en la semidiosa argentina Evita (Eva Duarte de Perón, para los mortales) su referente más querido y admirado.

Es así cómo, las arequipeñas de mediados del siglo XX admiraron e imitaron a Evita: sus peinados, sus vestidos, su look; todas las mujeres querían ser como ella, todas vivían, como en un cuento de hadas, sus amores con Perón, sus problemas de alcoba; su propio cuento de hadas hasta convertirse en la primera dama, sus odios con Libertad Lamarque y otras mujeres pretendidas por Perón; sus relaciones maritales, sus luchas feministas, su figuración política, sus desgarros y sacrificios por sus descamisados; sus enfermedades, su lucha por sobrevivir y, por supuesto, las arequipeñas lloraron desconsoladas su muerte temprana, etc. Nuestras madres o abuelas creían en Dios y en Evita.

Ella murió y los triunfales momentos de su vida y los dolorosos ecos de su muerte todavía perviven en algunos arequipeños. No está demás que les refiera, por si no se enteraron, que actualmente (escribo estas letras en setiembre del 2017) una de las políticas más promisoras que contamos, nada menos que la Gobernadora Regional de Arequipa, la abogada Yamila Osorio Delgado, en dos entrevistas públicas ha declarado que Evita Perón es su referente e inspiración. 

Además, en este tomo me ocupo de la historia de Arequipa durante el Ochenio odriísta, les referiré que doña María Delgado de Odría. No solo imitó a Evita Perón, sino que fue íntima amiga de Eva Perón. En realidad, los Odría tuvieron parecidos con los Perón: Juan Domingo y Manuel, fueron militares golpistas, populistas y se llenaron de plata en sus gobiernos.

A propósito, María Delgado de Odría fue arequipeña, pero no he podido verificar si fue cotahuasina o chuquibambina, como algunos sostienen. Pero la devoción popular por Evita en nuestra ciudad, fue el principio del fin de la influencia argentina en Arequipa; porque ya en la segunda mitad del siglo XX, se puso en servicio la Carretera Panamericana, el Puerto de Matarani. Y por otros procesos que no son del caso detallar, el comercio y centralismo limeño invadió y aherrojó a Arequipa a sus intereses; (si usted quiere conocer más de esta tesis que fui el primero en formular, sostener y demostrar en 1987, puede leer mi libro: Un siglo de esfuerzo o Historia de la Cámara de Comercio e Industria de Arequipa 1887 – 1987). 

(En las citas textuales de esta obra se respeta la ortografía de los originales) 

Juan Guillermo Carpio Muñoz 

Texao. Arequipa y Mostajo. La Historia de un Pueblo y un Hombre 

Tomo IX. Págs. 112 – 114 

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales:  

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y además en YouTube.

Suscríbete a La Portada, el boletín diario de noticias de El Búho. ¡Es gratis!

* campos requeridos

También puedes ver

No se encontraron resultados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE