¿Cuántos años tienen los árboles más longevos de Arequipa?

Los árboles de la región Arequipa tiene récord en antigüedad, siendo que algunos llegan al milenio. Sus beneficios son innumerables, pero la falta de conservación y la mano del hombre, hoy representan una amenaza para ellos.

Mural
¿Cuántos años tienen los árboles más longevos de Arequipa?
Ilustración. El Búho

En Characato, uno de los distritos tradicionales de Arequipa, se mantiene en pie uno de los árboles más antiguos de la ciudad. A pocos metros de la plaza principal y protegido por los muros de la parroquia San Juan Bautista, el árbol de mora crece fértil, desde hace más de cuatro siglos en esta región desértica del país.

Su denso tronco y frondosa copa se fijan con firmeza sobre el suelo, mientras nos provee de sus frutos. Este ser vivo al que miran raramente los visitantes, llega a simbolizar el pasado y existencia de un pueblo basto en costumbres.

Es por ello que hace un par de años atrás fue reconocido como patrimonio natural por su gran valor histórico y cultural, además de su longevidad. Y es que esta mora fue plantada por los primeros frailes mercedarios que llegaron a evangelizar hasta estos territorios.

Según los expertos, éste es uno de los árboles más antiguos y documentados en la ciudad de Arequipa, en buen estado de preservación. Aunque también existen otras especies en provincias como Caravelí que superan los miles de años.

En una región donde hay un déficit per cápita de árboles, especies como éstas se enfrentan al dilema de la supervivencia, sobre todo en contextos donde el hombre es su principal amenaza.

Árbol de mora, en Characato. Arequipa
Árbol de mora, en Characato. Foto: SERFOR.

Árboles milenarios

En diferentes localidades de la región se han encontrado árboles que superan los cien años de edad, señala Felipe Gonzáles Dueñas, representante regional del Servicio Nacional Forestal y Fauna Silvestre (SERFOR). Pero también se han identificado especies que sobrepasan el milenio.

En Atiquipa, provincia de Caravelí, se encuentra el centro de germoplasma de especies endémicas de la región. En este lugar -resalta Gonzáles- se han encontrado las especies más antiguas. De acuerdo a estudios científicos realizados por la Universidad Nacional de San Agustín y el Instituto Forestal de España, se han hallado dos árboles milenarios: una tara y un arrayan, que están en plena producción.

Las lomas de Atiquipa poseen una rica biodiversidad y parte de ella se sustenta por la presencia de la tara (caesalpinea spinosa). Este árbol nativo cumple un rol importante al ser responsable de captar el agua de las neblinas costeras, las cuales proveen del recurso hídrico necesario para que prospere este ecosistema.

Llegan a medir hasta 5 metros y lucen verdes todo el año. Se caracterizan por sus flores amarillas y forman bosques, tanto en las cimas como en las laderas y fondos de quebradas.

En cambio, el arrayán (Myrcianthes ferreyrae) es un árbol endémico que solamente crece en las lomas de Atiquipa y Chala, más no en otros lugares. Crecen máximo hasta 6 metros, un poco más que la tara, y también son buenos para la captación de agua.

Actualmente esta especie está en peligro de extinción debido a que los pobladores utilizan su madera para la construcción o como combustible. En el 2006 el arrayán fue catalogado como un árbol en peligro crítico por el Estado y en el 2014 pasó a ser una especie críticamente amenazada debido a la reducción dramática de los bosques y la falta de una regeneración natural.

Árbol de tara en Atiquipa
Árbol de tara en Atiquipa. Foto: SERFOR

Árboles centenarios

Uno de los árboles más grandes y antiguos de la lista es un huarango, que se localiza en Huancarqui, provincia de Castilla. Tiene más de 300 años de vida y es un enorme gigante de 32 metros de altura. Se encuentra en la hacienda Recodos de la familia Gutiérrez Martínez.

Según los registros históricos y relatos, el huarango fue testigo de las primeras reuniones de los hermanos Gutiérrez, tres coroneles que organizaron una rebelión militar en contra del gobierno de Manuel Pardo, en 1872. Pero la revuelta acabó con la muerte de aquellos que se sublevaron.

Otro árbol igualmente veterano e histórico es el molle de más de 300 años que habita en la hacienda Illomas, en Chuquibamba, provincia de Condesuyos. Este árbol se localiza justamente en un sitio muy conocido como es la ruta del arriero y muy cerca está el repositorio de petroglifos de mayor calidad de Arequipa, luego de Toro Muerto. En los años de la guerra con Chile, los guerrilleros o montoneros utilizaron la hacienda como un centro para refugiarse y se echaban descansos bajo su sombra.

Hay más árboles longevos reconocidos en Arequipa que actualmente suman unos 72, según datos de SERFOR. Uno de los más recientes en ser valorado fue el árbol de molle que está de pie en la plaza de Yanahuara. Y, de acuerdo a las evaluaciones y mediciones, tiene 125 años de existencia.

Árbol de huarango en Huancarqui Arequipa
Árbol de huarango en Huancarqui. Foto: SERFOR

El hombre, una amenaza

Independientemente de cuáles árboles sean los más longevos, existe una preocupación por las amenazas que existen a su supervivencia.

El arquitecto Mauricio Huaco, que en el año 80 realizó un estudio amplio sobre la biodiversidad de flora en Arequipa, evidenció que ya para esa época existía un déficit de áreas verdes en el área metropolitana y se necesitaba de un régimen especial de protección.

Hace 40 años las especies con mayor población eran los cipreses y fresnos que se hallaban en plazas, parques recreativos, recintos deportivos, entre otros sitios. Sin embargo, ante la destrucción de espacios verdes y campiña, estos ecosistemas han ido desapareciendo.

Incluso los planes para contar con parques zonales, de acuerdo al plan director de aquel entonces, nunca se concretaron. Por el contrario, para el año 2000, se habían urbanizado el 50% de esas áreas reservadas ante el explosivo crecimiento poblacional.

Árbol de sauce, en Sabandía.
Árbol de sauce, en Sabandía. FOTO: SERFOR

Esta situación ha llevado a que se reduzca el índice per cápita de áreas verdes en la ciudad. De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), la extensión de área verde en Arequipa era de 3.3 m2 por habitante, para el 2013. Según el especialista, lo mínimo que se debería preservar en una ciudad desértica como ésta es de 8 a 12m2 por habitante.

Asimismo, a causa de la contaminación y la mano del hombre, un árbol llega a vivir en la ciudad entre 100 y 150 años, cuando en condiciones normales podrían llegar a los 200 y 300 años.

Los árboles traen además muchos beneficios ecológicos. Generan sombra, retienen humedad y nos permiten tener un ambiente más agradable, ha destacado el también decano de la Facultad de Arquitectura de la UNSA.

Además del valor paisajístico que aportan, Huaco señala que se debe pensar en el valor turístico y económico que pueden generar. Así, los proyectos para crear circuitos turísticos alrededor de los árboles más antiguos o incluirlos en otros atractivos podrían aportar a su conservación. El especialista subraya también que los árboles son la historia viva de una ciudad y promueven la identidad de un pueblo. Sería ideal que haya un árbol por cada dos habitantes o un árbol por cada auto, concluye.

Los árboles patrimoniales de Arequipa

Árbol Patrimonial¿Dónde se encuentran?
1Characato, Arequipa
1Mollebaya, Arequipa
1Sabandía, Arequipa
1Huancarqui, Castilla
10Aplao, Castilla
29Caravelí, Caravelí
6Chala, Caravelí
8Atiquipa, Caravelí
24Dean Valdivia, Islay
1Cahuacho, Caravelí
2Yanahuara, Arequipa

Síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y además YouTube.

Suscríbete a La Portada, el boletín diario de noticias de El Búho. ¡Es gratis!

* campos requeridos

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE