Misión OEA: Los hallazgos sobre la crisis política describen lo que viven los peruanos hoy en día

En informe preliminar revelan lo que entrevistados dijeron sobre la realidad y dieron paso a las recomendaciones que ahora algunos critican

Política
Misión OEA en informe preliminar revela los hallazgos hechos tras entrevistar a actores políticos opuestos.

Eladio Loizaga, vocero del Grupo de Alto Nivel de la OEA (GAN) o Misión OEA y exministro de Relaciones Exteriores de Paraguay, leyó este jueves las recomendaciones que hizo el grupo de trabajo que llegó a Perú, siendo la exhortación a una tregua política la que más se ha mencionado.

Pero este informe preliminar que resume las reuniones que realizaron con el presidente de la República, el presidente del Congreso, la presidenta del Poder Judicial y la fiscal de la Nación, así como la prensa e incluso la Iglesia, contiene también –de forma preliminar- unos hallazgos que revelan lo que encontraron y escucharon.

Como se sabe, el pasado 12 de octubre de 2022 la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos recibió una solicitud del presidente, Pedro Castillo, y del Canciller, César Landa. Pedían que se aplique la Carta Democrática Interamericana y «activar este mecanismo de garantía colectiva para preservar la institucionalidad democrática y el legítimo ejercicio del poder».

El GAN arribó a Perú el 20 de noviembre y desarrolló una agenda de trabajo entre el 20 y 23 de noviembre. Sostuvieron 29 reuniones escuchando a la mayor cantidad de voces representativas del país.

Además de las autoridades citadas, se reunieron con el presidente y magistrados del Tribunal Constitucional; los 13 grupos parlamentarios del Congreso y los no agrupados. También autoridades electorales, la Defensoría del Pueblo, organizaciones profesionales de abogados, centrales sindicales y, organizaciones de la sociedad civil.

¿Cuáles fueron los hallazgos de la Misión OEA en Perú?

Los cancilleres y vicecancilleres que realizaron el informe preliminar listan ocho hallazgos que derivan de la información provista al GAN por las instancias referidas. En suma, concluyen que “el conjunto de los elementos descritos pone en riesgo la institucionalidad democrática del Perú”.

– Inestabilidad democrática. Todos los entrevistados resaltaron la alta inestabilidad existente que dificulta gobernar y atender los asuntos más urgentes del país. Y como origen de esta situación describieron la fragmentación de las fuerzas políticas. Así como, constantes cambios en los gabinetes; pedidos de recortes de mandato, adelanto de elecciones y de vacancia presidencial. Investigaciones abiertas al Presidente, ausencia de diálogo entre los actores políticos.

– Acusaciones y señalamientos de que el riesgo de gobernabilidad reside en el otro poder, y no en ellos mismos. Cada poder del Estado responsabiliza a los demás de provocar falta de gobernabilidad.  El GAN escuchó con preocupación expresiones como “en Perú hay pronóstico reservado”; y “la democracia peruana está en cuidados intensivos”. Además de los enfrentamientos entre poderes hay una ausencia de mayorías y rompimiento de bloques en el Congreso.

Existe en la actualidad una “guerra civil entre las instituciones públicas”

El informe de la Misión OEA registra también un ambiente altamente polarizado que se refleja en una lucha interna entre los poderes del Estado y en ciertas regiones del país. Esto conduce a un enfrentamiento cada vez mayor en la sociedad peruana, lo que puede afectar el normal funcionamiento institucional. Y generar mayor conflicto y división en la sociedad peruana.

En palabras de un actor entrevistado, existe en la actualidad una “guerra civil entre las instituciones públicas”. Y como consecuencia de la polarización, podría haber manifestaciones públicas entre defensores y opositores del gobierno, que comprometerían la paz social. Varios actores mencionaron la proliferación de armas en el “Perú profundo”, refiriéndose a las zonas más alejadas de la capital.

El GAN fue alertado por algunos entrevistados que, ante posibles decisiones adoptadas por los poderes del Estado, podrían suceder hechos violentos por parte de grupos sociales.

– Asimismo, anotaron que el acoso permanente y confrontación entre poderes trajo la consecuente pérdida de credibilidad por parte de la población. Que ahora ve a los poderes del Estado como actores que no están pensando en el bien común de la población. Ejemplos mencionados de esto son la dilatación y demora en atender iniciativas legislativas, incluso algunas leyes que no contienen iniciativa de gastos y que afectan el bienestar de grupos vulnerables, obras públicas paralizadas, por mencionar algunos.

Uso excesivo de las herramientas de control y acusaciones cruzadas

Se presentó ante la Misión OEA o el GAN la preocupación por el uso excesivo de herramientas de control político como mociones de vacancia, negación al Presidente para viajar al exterior, denuncias constitucionales, mociones de interpelación, votos de censura, antejuicio político.

Así también les manifestaron que se está ante un proceso de “judicialización de la política y politización de la justicia”, lo que desvirtúa el rol y equilibrio de los poderes del Estado. Pese a que la Constitución determina la separación de poderes, hay acusaciones cruzadas refiriendo que cada uno viola la jurisdicción del otro llevando acciones fuera de su competencia.

– Cuestionamientos sobre el rol de la prensa y medios de comunicación.  El GAN tuvo conocimiento que los medios de comunicación están concentrados en pocas manos, y han sido cuestionados por varios de los actores entrevistados por carecer de objetividad, llegando a sostener que no son veraces, y que en algunos casos hasta son desestabilizadores. “Existe una ‘sobre libertad de expresión’. Que los medios tienen libertad para informar o desinformar sin ningún tipo de censura. “Se utilizan las noticias de los medios para abrir casos de investigación legal contra actores políticos, sin contar con elementos jurídicos”.

– Los medios han cuestionado la falta de apertura del poder Ejecutivo ya que no tiene relación con los medios, nadie conoce la agenda presidencial y se evita e irrespeta a los medios. Se ha evidenciado la confrontación entre el Gobierno y los medios de comunicación y, acusan al jefe de Estado de carecer de transparencia en su gestión.

La crisis de gobernabilidad ha impactado y profundizado la crisis social del Perú

– Todos los entrevistados por la Misión OEA resaltaron diversos aspectos de cómo la crisis de gobernabilidad ha impactado y profundizado la crisis social del Perú. Hay “crisis sanitaria y alimentaria en varias regiones del país”. También denunciaron la situación de la educación, por el retroceso en cobertura cuando las escuelas permanecieron cerradas por la pandemia del covid-19. También escucharon reclamos por la renuencia del Legislativo en tramitar leyes en beneficio de asuntos sociales como la agricultura o la salud.

“Se hizo un llamado a que se reinstale el camino al desarrollo y se gobierne y legisle para el pueblo, clamando por un cese a la lucha política con el fin de empezar a gobernar para la sociedad peruana”. Algunos destacaron su temor a que la situación general pueda ser fuente de conflictividad, incluso armada”.

– Varios de los entrevistados denunciaron que la elección del presidente Castillo evidenció que existen sectores que promueven el racismo y la discriminación y no aceptan que una persona ajena a los círculos políticos tradicionales ocupe la silla presidencial. Esto se ha traducido en improperios e insultos hacia la imagen del presidente.

También observaron que se ha perdido el respeto en la relación entre actores, que es condición indispensable para construir canales efectivos de comunicación.  Algunos sostuvieron que la discriminación alcanza también a los 55 pueblos originarios y 48 lenguas que comprometen el legado cultural del país, y las cuales merecen el debido respeto y consideración.

Diálogo con un actor articulador, fuera de los actores políticos, con participación de la sociedad civil

El GAN también ha sido informado del retroceso que existe en políticas de igualdad de género y la pretensión de negar derechos adquiridos, así como de ataques a las mujeres a través de comentarios misóginos y homofóbicos que no pueden ser tolerados.

– Los actores entrevistados sostuvieron en general su predisposición al diálogo como parte esencial del ejercicio democrático. Sin embargo, subrayaron que ese diálogo no puede mantenerse con otras contrapartes que se consideran cuestionables. Ya sea por sus posiciones políticas o carencia de ellas o incluso por cuestionar su honorabilidad.

– Esto se traduce en dificultades, no solo en la relación formal entre poderes del Estado, sino incluso en el recurso a instituciones informales tradicionales en el Perú concebidas expresamente para fomentar el diálogo tales como el Consejo de Estado o el uso del Acuerdo Nacional, que no se han convocado.

Algunos actores también propusieron la posibilidad de encauzar el diálogo a través de un actor articulador, por fuera de los dos anteriores. A través de mesas de trabajo en las que se asegure mayor participación de la sociedad civil, con perspectiva de género.

Síguenos también en nuestras redes sociales:    

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Suscríbete a La Portada, el boletín diario de noticias de El Búho. ¡Es gratis!

* campos requeridos

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE