Elecciones sin opciones

"El sistema de partidos políticos en el Perú está acabado. La supuesta renovación que la prohibición de la reelección traería al sistema es un fiasco"

La columna Mabel Cáceres Calderón

El sistema de partidos políticos en el Perú está acabado. La supuesta renovación que la prohibición de la reelección traería al sistema es un fiasco, como prueba de manera contundente la composición del parlamento actual. Si la mayoría de peruanos agradeció a Vizcarra no tener que ver más a Becerril, Vilcatoma, Bartra o Beteta; hoy le hacen dura competencia Alarcón, Burga, Vega y, claro, el impenitente Merino, quien parece realmente convencido de no tener al país entero en su contra.

Y ya que en las 3 o 4 últimas elecciones presidenciales se hizo popular mencionar la necesidad de optar entre el sida y el cáncer, ésta vez no sería diferente. O, en el mejor de los casos, desear que entre la gama de opciones (es un decir) que nos ofrece el Jurado Electoral, podamos identificar un “mal menor”.

La debacle de los partidos políticos, mencionada ya hace 20 años, es en las actuales circunstancias una realidad fáctica incontestable. Así, comenzando por el APRA, que apenas pasó la valla con una interpretación favorable de la norma en 2020, está agonizando. Cuando Alan García soltó el gatillo hace casi dos años, parece que también apuntó a su organización, puesto que en 2021 tiene un oscuro horizonte. Con una candidata presidencial apenas conocida por la gran masa de la población y la alta probabilidad de quedar sin candidatos al congreso en la mayor parte del país, tiene un “panorama desolador” por delante.

Acción Popular, también se autoeliminó al promover y llevar a cabo una vacancia presidencial sin la legalidad necesaria, a través de Manuel Merino. Sus divisiones internas y la sinuosa actuación de algunos representantes como Vitocho o Raúl Diez Canseco, ya están pasando la factura.

Otro partido que sufre una orfandad lastimera es el Partido Popular Cristiano. Con Lourdes Flores borrada del panorama electoral, por mano propia, y el “Tucán” Bedoya fuera de juego por la edad, el partido quiso auparse al aparato político de Alianza por el Progreso, con tan mala suerte que se filtró un audio en el que menospreciaban a Acuña, por lo que han quedado solos. Por si fuera poco, su lista de congresistas por Lima ha sido desestimada en primera instancia.

César Acuña inyectará, como siempre, varios millones a la campaña, pero la talla presidencial no se compra y su partido se ha llenado de tránsfugas. El Frepap que despertó expectativa por su actuación, supuestamente principista, se ha despintado como colectivo con su actuación congresal, evidentemente manipulada por alguien más. Quedan el Partido Morado, debilitado por la presidencia accidental de Francisco Sagasti, lo que traerá un desgaste inevitable y Juntos por el Perú, con la también debilitada Verónika Mendoza, a causa de las tradicionales divisiones en la izquierda.

Y como no, Fuerza Popular, captando gente entre sus exenemigos acérrimos como es el caso de Nano Guerra García, Fernando Rospigliosi, entre los más recientes; sí dará pelea. Aunque más que un partido, luce como una asociación de intereses, sería insensato no darle importancia; pues es altamente probable que llegue a una segunda vuelta, como lo ha hecho ya en dos ocasiones anteriores. Sin embargo, también es altamente probable que vuelva a perder, si su oponente logra aglutinar al antifujimorismo que, con ese tipo de representantes, parece que no morirá pronto.

El resto de partidos son franquicias que debieron ser eliminadas en la última elección. Salvo Somos Perú, revitalizada por la presencia de Martín Vizcarra, no deberían pasar la valla; así dejarían de comercializar cupos congresales en nuevas contiendas electorales.

Así, otra vez enfrentamos al mal menor en una elección y llegamos al bicentenario en el peor momento político. Y la reforma política real, ¿para cuándo?

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE