- Publicidad -
12 C
Arequipa
- Publicidad -

Luis Felipe Degregori: el legado del cineasta peruano que murió en soledad

El distinguido director, conocido por sus películas “Todos somos estrellas” y “Ciudad de M”, murió a los 68 años.

- Publicidad -
Cineasta peruano Luis Felipe Degregori.

La madrugada del 6 de enero, se encontró el cuerpo sin vida del reconocido cineasta peruano Luis Felipe Degregori. Según las primeras investigaciones, llevaba varios días en ese estado en su habitación de Villa María del Triunfo, en Lima. Las autoridades aún investigan la causa de su deceso, pero se sabe que vivía solo y en un profundo estado depresivo, pese a su éxito pasado en el cine.

En cualquier caso, es la ocasión para revisitar su legado cinematográfico, en exitosas cintas como Ciudad de M y Todos somos estrellas. Además, importantes documentales como Peces de la Ciudad y No hay lugar más diverso. Este es un breve repaso por la carrera de Degregori.

“Abisa a los compañeros”: su primer largometraje

Degregori estudió cine en Moscú en los años setenta. Cuando regresó a Perú comenzó a dirigir algunos cortos antes de debutar con su ópera prima Abisa a los compañeros (1980). Una adaptación del libro “Abisa a los compañeros, pronto” de Guillermo Thorndike, quien también escribió el guión de la película.

Allí recrea un hecho real ocurrido en 1963, cuando un grupo de militantes trotskistas planificó y realizó el gran asalto al Banco de Crédito. El objetivo era reunir fondos para apoyar la sublevación campesina del valle de la Concepción (Cuzco).

La cinta, protagonizada por Gustavo MacLennan, Orlando Sacha y Félix Álvarez, tuvo una gran acogida de público en su estreno. Asimismo, desató una fuerte polémica en los medios de prensa de la época.

“Todos somos estrellas” y “Ciudad de M”: sus trabajos más reconocidos

En Todos somos estrellas (1993), Degregori intentó ofrecer una visión humorística de la manipulación que realizaban los medios de comunicación en la vida diaria de las familias peruanas. Así también de la situación desesperada de aquellas familias atraídas por un espectáculo en el que pareciera que todos pueden ganar.

El elenco estuvo conformado por la periodista Mariella Balbi, Katia Condos, Diego Bertie, Aristóteles Picho, Hernán Romero, Gustavo Bueno y Julian Legaspi. Asimismo, la cinta obtuvo el Círculo Precolombino de Oro a la Mejor película en el Festival de Cine de Bogotá y la Mención Especial en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana.

Por otro lado, el cineastase se encargó de llevar a la pantalla grande la novela de culto “Al final de la calle”, de Óscar Malca, con el título Ciudad de M (2000). En ella nos encontramos con un joven que vive intensamente en su ciudad, buscando trabajo por todas partes para poder sobrevivir. Pero al no encontrar nada, se plantea si adentrarse o no en una vida criminal, ayudando a sus amigos a introducir drogas en Miami. Con las actuaciones de Santiago Magill, Christian Meier, Vanessa Robbiano y Jorge Madueño.

En ese entonces, Degregori declaró que esta experiencia lo dejó agotado por “tener que pensar, lamentablemente, en que la película tenía que ser un éxito comercial”. Por eso decidió no volver a hacer una cinta como ésta, aunque no pudo rehuir las deudas que contrajo.

Su paso al cine de documentales

Después de años tras las cámaras, Degregori inició una nueva etapa en su carrera, incursionando en la creación y dirección de documentales. Títulos como Difundiendo la verdad (2004), Peces de la Ciudad (2007) y Translatina (2010), fueron el resultado.

Con la creación de su productora, emprendió una serie de pequeñas producciones documentales. “El documental me dio la posibilidad de tocar temas que me interesan sin tener que pensar en el éxito de taquilla, una libertad que no te da un producto comercial”, expresó.

Eso se reflejó en Peces de la Ciudad, que se proyectó en la muestra cinematográfica de Chicago, donde retrataba la discriminación limeña a jóvenes de provincias peruanas que emigran a la capital en busca de una vida mejor.

Entre sus últimas producciones se encuentra Rosas de Acero (2009), donde trata la discriminación que sufre la población transexual en el país y en Latinoamérica. Así como No hay lugar más diverso (2012), documental que muestra a la selva del Perú desde la cotidianeidad del poblador ribereño. Realización que permite descubrir y conocer el valor natural y cultural de quienes día a día vencen el aislamiento y el olvido.

No hay lugar más diverso (2012)

El Búho, para más noticias síguenos también en nuestras redes sociales:  

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y además en YouTube.

- Publicidad -

Artículos relacionados

Más artículos

- Publicidad -

Últimas noticias