Más de 95 mil hectáreas de coca: el boom de la coca y la cocaína en Perú

"un incremento de 15 mil hectáreas entre 2021 y 2022, es decir, que el Perú pasó de 81,681 hectáreas a 95,008 hectáreas. Ello equivale a un incremento del 18%"

- Publicidad -

Salió el último monitoreo de la coca de Devida. Los cultivos de coca en Perú siguen en curso de crecimiento que supera largamente los niveles en el que estuvo en el siglo XXI y se aproxima a los niveles del boom de los 80 hasta mediados de los 90 del siglo pasado. En ese trayecto estarían los cultivos de coca de acuerdo a las cifras del monitoreo presentado el lunes 26 de junio de 2023. Veamos.

El primer dato relevante del monitoreo señala un incremento de 15 mil hectáreas entre 2021 y 2022, es decir, que el Perú pasó de 81,681 hectáreas a 95,008 hectáreas. Ello equivale a un incremento del 18%.

Dicha tasa de crecimiento difiere del lapso 2020-2021, en la que creció en un 31%. Ilustrando: los cultivos de coca pasaron de 61,861 a 80,681 hectáreas , es decir, que hubo un crecimiento exponencial. Creció cerca de 19 mil hectáreas.

Otro aspecto de este monitoreo estatal que es menester destacar es el crecimiento exponencial de los cultivos de coca en Madre de Dios: de 2021 a 2022 es de 274%, lo que da cuenta de un acelerado proceso de expansión de los cultivos de coca a esa región fronteriza con Bolivia y Brasil. Este último es el destino de la cocaína que se produce en Madre de Dios y otras regiones (Ucayali y Loreto).

Un crecimiento exponencial también ocurre en las comunidades indígenas o nativas de la ceja de selva y la amazonía: en estas áreas hubo un aumento del 86.95% de los cultivos de coca. De 9, 989 hectáreas en 2020 pasó a 18,614 hectáreas en 2022. Ello significa una invasión de los cultivos de la coca ilegal en territorios indígenas. Es, en otros términos, 0una invasión del narcotráfico. Y explica el asesinato y amenazas a los líderes indígenas que defienden sus territorios.

En general, las 95,008 hectáreas de coca que da a conocer el monitoreo de coca de Devida para el año 2022 significa que el Perú ya está viviendo el boom de la coca y la cocaína. Nos coloca por encima de las cifras de la década de los 80, que estuvieron entre las 85 mil a 89 mil hectáreas. Estamos en pleno boom.

De otro lado, esa cifra no tiene parangón con las cifras que alcanzó la coca hasta el año 2001. En efecto, la producción en el período 2000 al 2011 llego a las 62,500 hectáreas. Ese fue su punto más alto. Entre 2012 y 2015, incluido el 2016, según las cifras oficiales de Unocd y Devida, hubo una “reducción” sustancial de la coca: a 40,300 hectáreas, es decir, que en el lapso de cuatro a cinco años, la superficie de coca se “redujo” algo más de 22 mil hectáreas.

“un incremento de 15 mil hectáreas entre 2021 y 2022, es decir, que el Perú pasó de 81,681 hectáreas a 95,008 hectáreas. Ello equivale a un incremento del 18%”

Hacia el año 2016, esa casi derrota o retroceso del narcotráfico en ese lapso, a punta de elevar la erradicación forzosa a más de 30 mil hectáreas, le salió una respuesta: el reporte de la Oficina Nacional de Politica Antidrogas de la Casa Blanca de EEUU que para ese año indicó que en Perú se cultivaba más de 55 mil hectáreas de coca.

Evidentemente, la “reducción” de Unodc y Devida no fue tal: los cultivos de coca, con excepción del Alto Huallaga-Huánuco, de las cuencas y regiones conocidas y nuevas siguieron creciendo. Los monitores mostraron un insignificante crecimiento en 2016, de 40,300 hectáreas a 40,900. No captó el crecimiento general. Hasta que, en el 2021, el reporte de la Casa Blanca indicó que los cultivos de coca crecieron a 88,200 hectáreas en 2020.

Al año siguiente, válido para el año 2021, reportó que los cultivos de coca fue de 84,400 hectáreas. Un leve descenso respecto al 2020. En tanto los reportes de Devida fueron entre 56,000 hectáreas y 61,861 hectáreas. En otras palabras, Devida fue reajustando sus cifras a los niveles de crecimiento en la pre, en la pandemia y el post covid-19.

Tras esa digresión, podemos afirmar que la cifra nacional y de EEUU, faltando el reporte de este año de la Casa Blanca, coinciden en el boom de la coca y la cocaína en Perú. Con la atingencia que las cifras de Devida, siendo oficiales, no necesariamente es la aproximación más cercana a la realidad.

Por otro lado, el boom nacional de la cocaína es parte del boom mundial de la cocaína. Según el Informe Mundial sobre Cocaína de la ONU, “la oferta mundial está en niveles récord”. De acuerdo a dicho informe, en 2020 se produjeron casi 2,000 toneladas de clorhidrato de cocaína, más del doble que en año 2014. Hasta ese año, la producción mundial de cocaína se encontraba en, más o menos, 900 toneladas.

Es posible prever que la producción sea mayor y que siga creciendo, sin descartar algún “efecto globo”: el desplazamiento de Colombia al Perú. Pues, más allá del discurso oficial y de las cifras de interdicción (incautación de drogas, insumos, destrucción de pistas de aterrizaje y erradicación de coca), no existe estrategia ni política nacional antinarcóticos. La palabra no crea la cosa.

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales:    

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y además en YouTube

Autor

- Publicidad -

Suscríbete a La Portada

Recomendación: Antes de iniciar la suscripción te invitamos a añadir a tu lista de contactos el correo electrónico [email protected], para garantizar que el mensaje de confirmación de registro no se envíe a la carpeta de correo no deseado o spam.
- Publicidad -

Artículos relacionados

Últimas noticias