Sonia Sánchez: el retorno de una de las fujimoristas más cuestionadas de los 90

Sonia Sánchez fue denunciada por utilizar los programas de reparto de víveres con fines políticos, así como por favorecer a la panificadora de su madre, utilizándola como proveedora durante toda su gestión en el Pronaa

Informe El Búho
Sonia Sánchez, fujimorista de Arequipa, crea frente contra Pedro Castillo.

Si hay una figura ligada estrechamente al fujimorismo en Arequipa durante la década de los 90, es la de Sonia Sánchez Gonzales. Como exjefa del PRONAA (Programa Nacional de Apoyo Alimentario) fue cuestionada por el uso clientelista que se dio a este programa social destinado a los más vulnerables, cambiando alimentos por el apoyo a la propuesta política del gobierno de entonces.

Tras dos décadas de silencio, reapareció este miércoles, liderando un nuevo frente en contra de la candidatura de Pedro Castillo, denominado Conexión Social, con evidente apoyo a favor de la candidata Keiko Fujimori.

Sin embargo, durante la conferencia de prensa, repitió en varias ocasiones que no tenían ningún color político. Es más, deslindó que este apoyo se realice por simpatía a Fujimori, sino que sería a favor de la democracia, aseguró. Además, replicó la justificación de otros defensores del fujimorismo sobre el peligro del comunismo que supuestamente representa Pedro Castillo.

“Nosotros no tenemos ninguna responsabilidad partidaria (…) Lo primero que vamos a hacer es una labor de concientización, una labor de boca a boca, decirles los que significa el peligro del comunismo”

Sonia Sánchez Gonzales.

Sonia Sánchez recalcó que en este autodenominado foro democrático, participan simpatizantes de otros partidos, menos del partido de Keiko Fujimori. En este foro también se encuentra Roberto Cavero Astete, otra figura política conocida en Arequipa que fue de PPK y Contigo.

“No tenemos nosotros ninguna vinculación partidaria, como conexión, a ningún partido político”

Sonia Sánchez Gonzales.

Además, Cavero Astete confirmó que el panel led en la avenida Ejército, contra el comunismo, es de Conexión Social. Y explica que el presupuesto utilizado es aporte de ‘amigos’. El alquiler de uno de estos led tiene un costo mensual que supera los 5 mil soles.

En su caso también cabe recordar su vínculo al fujimorismo desde la década de los 90, además de los cuestionamientos en su labor.

Vaso de leche, el brazo político del fujimorismo en Arequipa

Sonia Sánchez fue jefa del Pronaa (Programa Nacional de Asistencia Alimentaria) en Arequipa entre 1991 a 1999, es decir durante todo el gobierno de Alberto Fujimori. Esta institución manejaba los comedores populares y, según se denunció a nivel nacional, fue instrumento de proselitismo político y chantaje a las clases populares, en busca de votos para el fujimorismo durante la segunda reelección.

Sonia Sánchez fue denunciada por utilizar los programas de reparto de víveres con fines políticos, así como por favorecer a la panificadora de su madre, Olga Gonzales, utilizándola como proveedora durante toda su gestión.

Además, se denunció la fraudulenta compra de arroz a falsas asociaciones de agricultores locales, cuando habría sido importado de China (semanario El Búho N° 339). Nada de esto se investigó a profundidad en el Poder Judicial, por lo que Sonia Sánchez está libre de polvo y paja.

Tras la caída de Fujimori, Sonia Sánchez tuvo una desapercibida incursión en política, al postular primero por Solución Popular en el 2001, y luego por Alianza por Arequipa que encabezaba Juan Manuel Guillén.

Síguenos en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE