Así cayó, por acción de la justicia, el gobernador regional de Arequipa, Elmer Cáceres Llica y toda su cúpula en el poder

El desplome del cóndor

El gobernador Elmer Cáceres Llica enfrenta el derrumbe de su vida política y la pérdida de su libertad por largo tiempo. A un año de culminar su gestión, la autoridad tuvo que dejar su cargo ante la acusación de liderar una organización criminal que cometió actos de corrupción y provocaron la mayor crisis en la región, en medio de la lucha contra la pandemia.

La Revista

Cuando Elmer Cáceres Llica empezó su carrera política buscó seguir los pasos de su abuelo, Elías Cáceres Lozada, el primer alcalde de Caylloma. Logró ser dos veces burgomaestre de la provincia cayllomina antes de llegar al Gobierno Regional de Arequipa. Se catalogaba a sí mismo como un líder mesiánico que reivindicaría a sus ancestros y haría un recambio generacional en la vida política de la región.

Sin embargo, Cáceres Llica se encuentra hoy encarcelado en el penal de Socabaya, acusado de montar una organización criminal para cometer actos de corrupción al interior del gobierno regional, negociando con
terrenos en Majes y obras.

Todo empezó a precipitarse el 22 de octubre pasado, cuando la policía lo buscó en su domicilio, cumpliendo una orden judicial de allanamiento y detención. La Fiscalía había presentado cargos en su contra por los presuntos delitos de organización criminal y cohecho activo genérico.

El caso involucraba a su entorno político, funcionarios y gerentes de alta confianza, además de consejeros …

Lea el artículo completo descargando la edición digital de este número aquí

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE