Majes Siguas II: el fracaso de un proyecto que cada gestión regional prometió destrabar

Proyecto paralizado desde diciembre de 2017, y que desde su inicio fue administrado de manera deficiente por las distintas gestiones en el Gobierno Regional, pierde la batalla frente al centralismo

- Publicidad -

Majes Siguas II era la promesa de rentabilidad y eficacia que no se logró en la primera etapa del proyecto agroenergético, es decir Majes I. Pero la segunda etapa de la soñada irrigación solo se ha caracterizado por tropiezos durante aproximadamente 13 años, concluyendo finalmente en la entrega de su administración y manejo por parte del gobierno regional de Arequipa, al gobierno nacional.

Todas los titulares del gobierno regional, desde Daniel Vera Ballón, Juan Manuel Guillén, Yamila Osorio, Elmer Cáceres Llica, Kimmerlee Gutiérrez y el último de Rohel Sánchez, fracasaron en su intento de impulsar o destrabar el proyecto, con problemas de origen en su diseño y con un concesionario sin compromiso real con el proyecto. La gestión regional no logró sino mínimos avances a costos millonarios.

Las competencias del proyecto Majes fueron transferidas al Gobierno Regional, durante el gobierno de Alejandro Toledo, en 2003. AUTODEMA fue transferida al Gobierno Regional cuando el titular era Daniel Vera Ballón. Pese a su grandilocuencia al respecto, no logró ningún avance en la segunda etapa de Majes. Sí señaló el grave problema de almacenamiento de agua en el subsuelo del valle de Siguas, producto del riego indiscriminado en la primera etapa del Proyecto.

Los problemas se hicieron más evidentes durante la gestión de Juan Manuel Guillén, quien asumió el gobierno regional en 2007. En aquel momento, fueron con la región vecina de Cusco, por la utilización de recursos hídricos de la cuenca Apurímac que ellos consideraban su patrimonio.

Adjudicación a Cobra en medio de protestas de Cusco

En 2008 el Gobierno Regional del Cusco inició un proceso judicial a fin de paralizar el proyecto Majes Siguas II. Sin resolver esta oposición de la provincia de Espinar (Cusco), en junio del 2010, Alan García llegó a Arequipa y anunció la puesta en marcha de la segunda etapa. “Será realidad Majes Siguas II, se los juro”, fue su promesa durante una actividad protocolar en Cerro Juli, ante cientos de personas. 

En julio de 2010, pese a las protestas y un paro indefinido en Espinar, se adjudicó la obra aun consorcio de varias empresas. El entonces ministro de Agricultura, Adolfo de Córdoba, lo anunció como un gran logro.

Luego, el 13 de setiembre de 2010 se firmó el contrato con el ganador del Concurso de Proyectos Integrales para la Concesión de Obras Mayores de Afianzamiento Hídrico y de Infraestructura para Irrigación de las Pampas de Siguas, al Consorcio Angostura – Siguas, conformado por las empresas Cobra Instalaciones y Servicios S.A. y Cosapi S.A., quienes constituyeron la sociedad concesionaria denominada Concesionaria Angostura Siguas S.A., que suscribió el Contrato de Concesión para la Construcción, Operación y Mantenimiento de las Obras Mayores de Afianzamiento Hídrico y de Infraestructura para Irrigación de las Pampas de Siguas. La celebración del hecho, como un logro del gobierno aprista, resonó en las pampas de Siguas, con todo el bombo que le fue posible a esa gestión.

Pero más de un año después, en noviembre de 2011, el Poder Judicial emitió una resolución que obligaba a realizar estudios de balance hídrico e impacto ambiental antes de continuar con su ejecución. El balance daba la razón a Arequipa y al proyecto, pero las protestas no cesaron en el Cusco.

“Quiero hacer un llamado al pueblo cusqueño, a sus autoridades e instituciones, para que una vez más compartamos, a través de Majes Siguas II,  objetivos y destino comunes”, declaraba Guillén en 2012 para intentar apaciguar los ánimos.

Así, durante el gobierno de Ollanta Humala, una nueva primera piedra se puso en los campos de Siguas, como símbolo de reinicio de la segunda fase del proyecto agroenergético. Pero ni el pago a la Pachamama logró avances, después de la pompa. El proyecto quedó paralizado el mismo año, por desacuerdos.

El freno del proyecto agroenergético en Arequipa

Durante la etapa de gestión de Yamila Osorio, los avances fueron más notorios pero al mismo tiempo se expuso cómo el proyecto perdía el norte y empezaba a entramparse. Justamente, durante la gestión de Osorio el proyecto se paralizó de manera repentina, a pesar que incluso ya se había traído e instalado la tuneladora a la que le pusieron su nombre y que actualmente se encuentra abandonada desde hace más de 6 años.

En noviembre del 2017, Pedro Pablo Kuczynski y Yamila Osorio tuvieron nuevas actividades protocolares en Majes Siguas II. Se trató del inicio de la construcción del Túnel Trasandino para el trasvase de aguas del río Apurímac, para su represamiento en Angostura. Nadie imaginaba en aquel momento que, un mes después, todo el escenario cambiaría.

En diciembre de 2017, la concesionaria Angostura Siguas paralizó las obras. Ellos indicaron que era necesario actualizar el sistema de riego, ya que el aprobado en 2010 era obsoleto para la nueva tecnología. Propuso entonces la suscripción de una nueva adenda para el cambio tecnológico que implicaba una actualización de costos por 100 millones de dólares adicionales.

A partir de esta fecha, todo se tradujo en conflictos entre la empresa y el GRA. El mayor conflicto lo produjo esta Adenda 13, una extensión del compromiso contractual entre ambos, que demoró años en aprobarse, incluso en medio de una controversia por el voto dirimente del aquel entonces presidente del Consejo Regional, José Luis Hanco. Finalmente se logró la firma de la Adenda 13 en la gestión de Kimmberlee Gutiérrez, pero de nada sirvió, ya que el proyecto continuó paralizado.

El fin de un contrato deficiente

Después de numerosos retrasos y paralización de las obras, la concesionaria Angostura Siguas (integrada por la empresa Cobra) decidió resolver el contrato con el GRA, argumentando incumplimientos. Esto, a pesar que se cumplió con varios puntos que ellos colocaron sobre la mesa. El más controvertido fue la aprobación de la Adenda 13, en febrero de 2022, que debió significar el destrabe total del proyecto; sin embargo, pese a haber sido suscrita por la anterior gobernadora, Kimmerly Gutiérrez, nada se consiguió.

Arequipa Majes - Siguas II Adenda 13
Exgobernadora Kimmerly Gutiérrez suscribe Adenda 13 con representantes de la empresa Cobra.

El exgerente de Audodema y especialista en riego y drenaje, Isaac Martínez, indica que esta última gestión no logró ningún avance para destrabar el proyecto.

“Este Gobierno Regional tiene un año y dos meses, y no ha hecho nada, lo que ha hecho es victimizarse (…) Nunca llegaron a hacer la entrega de la libre disponibilidad del terreno o control del proyecto”

Exgerente de Audodema y especialista en riego y drenaje, Isaac Martínez.

A finales de agosto de 2023, el GRA confirmó la solicitud de un arbitraje de derecho con la empresa Cobra. El 8 de febrero de 2024, la procuradora pública regional Luz Begazo Burga De Dávila anunció que ya se está conformando el tribunal encargado de resolver este litigio con la concesionaria.

La instalación del tribunal se hará ante la Cámara de Comercio de Lima (CCL), designándose árbitros tanto del Gobierno Regional de Arequipa (un peruano) como por Cobra (un español), mientras que el presidente del tribunal será extranjero. 

El mayor temor sobre este proceso es que paralizará el proyecto durante un largo tiempo. La procuradora pública regional ha indicado que podría extenderse hasta dos años más.

La estocada final de proyecto en Arequipa

Quizá la estocada final de este proyecto es el sinceramiento del Gobierno Regional de Arequipa, de no poder con la administración del proyecto. Por este motivo, el viceministro de Gobernanza Territorial de la Presidencia del Consejo de Ministros, Paúl Caiguaray, en reunión con el gobernador Rohel Sánchez y otras autoridades, decidieron trasladar la administración del proyecto al gobierno central.

Cabe recalcar que este traslado será integral; es decir, que comprende Majes I, la puesta a punto de la infraestructura dañada como el túnel 9, el mantenimiento de la represa y el postergado Majes Siguas II.

Y aunque la conclusión aplicaría para todos los predecesores, para el exgerente de Audodema y especialista en riego y drenaje, Isaac Martínez, toda la administración deficiente del proyecto ha demostrado que el Gobierno Regional es incapaz de ‘rescatar’ Majes Siguas II.

“Lo mejor que le puede pasar al proyecto Majes es que lo asuma el gobierno nacional (…) Cuando por intermediación del gobierno nacional se ejecute, de nuevo lo entregan al Gobierno Regional para que lo administren, ya ejecutado”

Isaac Martínez, exgerente de Autodema

¿Desaparición de Autodema?

Martínez indicó que en Autodema son aproximadamente 700 personas que están trabajando, con distintos tipos de contratos. Pero con esta entrega, Autodema debería reducirse a tan solo unas 10 personas con mayor experiencia técnica.

El Consejo Regional tiene que aprobar la firma del gobernador Rohel Sánchez en el convenio que se realice entre el Midagri y el GRA (similar a la firma de la Adenda 13). Recién ahí, el proyecto pasará a manos del gobierno nacional.

El consejero regional César Huamantuma también ha opinado que Autodema ya no tiene razón de ser, si se traslada el proyecto integral al gobierno nacional. También fue crítico con la gestión actual.

“El gobernador va un año de gestión y ni siquiera han hecho el proceso de contratación de la empresa que va a hacer el perfil de la puesta a punto de Majes I”

Consejero regional César Huamantuma.

Isaac Martínez señaló que hay un estudio sobre la puesta a punto para la infraestructura hidráulica de Majes I, concluido en marzo de 2023, donde se detectaron 13 puntos críticos. A pesar de esto, tampoco se ha considerado para esta reparación integral.

De esta manera, el proyecto presentado décadas atrás como uno de los más ambiciosos a nivel nacional, y que fue transferido a la administración regional, como un triunfo de la descentralización, acaba retornando al nivel central. Solo queda esperar la buena voluntad el gobierno nacional para llevar adelante esta licitación y contratar una nueva concesionaria, para lo cual debe concluir el arbitraje con Cobra. Seguramente, en varios años más.

Síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Autor

  • Redacción El Búho

    Las notas publicadas por “Redacción El Búho” son elaboradas por miembros de nuestra redacción bajo la supervisión del equipo editorial. Conozca más en https://elbuho.pe/quienes-somos/.

Suscríbete a La Portada

Recomendación: Antes de iniciar la suscripción te invitamos a añadir a tu lista de contactos el correo electrónico [email protected], para garantizar que el mensaje de confirmación de registro no se envíe a la carpeta de correo no deseado o spam.
- Publicidad -

Artículos relacionados

Últimas noticias