12 C
Arequipa

Los Rolex y los muertos

"no le importa ser la presidenta repudiada por nueve de cada diez peruanos, sino seguir en la danza con Rolex, Cartier o lo que venga" 

Ver todas las entradas
- Publicidad -

La actual crisis política no es sino una repetición de lo que viene sucediendo con este régimen autoritario desde su instalación en diciembre del 2022. Ahora es la exhibición de los lujos como Rolex sin sustento de una presidenta despistada, pero ayer nomás eran las cuitas de un premier que intercambiaba favores por trabajo. Y anteayer el proceder de una fiscal de la nación que favorecía con descaro a la extrema derecha que controla el Congreso; para no hablar de las leyes y decretos con nombre propio que se han multiplicado en el Estado.

Sin embargo, es indudable que en un entorno autoritario de miedos y comentarios a media voz, los escándalos no se producen solos. Las torpezas e incluso delitos de los altos funcionarios que pueden causar escándalos, son seguidos y convenientemente empaquetados por quieres quieren administrar a su favor la situación política. ¿Quiénes son? Pues tenemos a los congresistas/tramitadores de intereses privados —desde los mochasueldos hasta los grandes lobistas— pasando por los representantes de los grandes grupos económicos, hasta los organismos de seguridad que buscan al “enemigo interno”. Por ello es pertinente preguntarse ¿Qué quieren estos que empaquetan y sueltan escándalos?

El objetivo de los empaquetadores es controlar aún más a la presidenta, convertirla en un super títere para poder continuar con el negocio cotidiano del capitalismo de amigotes al que han estado acostumbrados estos treinta años y que sueñan pueda durar eternamente. El comentario sobre el cambio ministerial en seis carteras es precisamente: una repartija entre diferentes intereses a cambio de apoyo político. Descarto por ello que el objetivo de avivar los escándalos sea obligar a una vacancia —muy difícil porque choca con los congresistas firmemente agarrados de la teta fiscal— o a una renuncia, que choca con Dina misma a la que no le importa ser la presidenta repudiada por nueve de cada diez peruanos, sino seguir en la danza con Rolex, Cartier o lo que venga. 

Este cuadro, deprimente de por sí, contrasta, sin embargo, con otro escándalo. Éste sí, no es ningún tema programado sino parte de la maciza realidad. Impaquetable por supuesto. Me refiero a los 49 muertos, según la más conservadora de las cifras, que ocurrieron entre diciembre de 2022 y marzo 2023. Los que, según los informes de organismos de derechos humanos y medios de comunicación nacionales e internacionales, se produjeron por disparos de las fuerzas armadas y policiales. Estos asesinatos, todo indica, involucran por línea de mando: a la presidenta, a los que fueron ministros en su momento y a oficiales a cargo. Sin embargo, todo parece indicar que las investigaciones respectivas avanzan a paso de tortuga, dirigiéndose peligrosamente a la impunidad.

Los Rolex y los muertos: dos caras de este drama nacional. Pero un escándalo no debe olvidar el otro. Aquí hay sangre derramada de compatriotas además de relojes huérfanos o perdidos. En la basura de la política nacional están los escándalos, sus diversas facturas y la desigual competencia para que la gente se olvide de ellos. Ojalá que esto no suceda.

Pero, además, en este contraste entre los Rolex y los muertos, se encuentra también la posibilidad de la conciencia cívica sobre la situación que vivimos. No podemos continuar en este abismo de un gobierno sin ningún futuro que no hace sino profundizar su autoritarismo sin salida a la vista. Despertar la conciencia entre tanta mugre es la tarea. Y convertir esta conciencia en organización y movilización para que las cosas no sigan igual, con una salida democrática electoral, sin más mugre por supuesto. 

Artículo publicado en Otra Mirada

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales:    

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y además en YouTube.

Autor

Suscríbete a La Portada

Recomendación: Antes de iniciar la suscripción te invitamos a añadir a tu lista de contactos el correo electrónico [email protected], para garantizar que el mensaje de confirmación de registro no se envíe a la carpeta de correo no deseado o spam.
- Publicidad -

Artículos relacionados

Últimas noticias