Caminando hacia la igualdad entre pandemia y elecciones

"que el Estado promueva el empoderamiento de las mujeres y la igualdad de oportunidades; y reducir la carga de cuidado no remunerado"

Columnista invitada Aída García Naranjo
por la igualdad en el trabajo

Marzo del 2021 encuentra a las mujeres en un contexto extraordinario al conmemorar el Día Internacional de la Mujer el que celebramos cada año 8 de marzo. En esta oportunidad millones de peruanas y peruanos combaten al virus aferrándose a la ventaja tenaz de la vida sobre la muerte que nos permita: dar gracias a la vida a la espera de vacunas y oxígeno. 

El Perú del 2020 llegó a ubicarse en el primer dramático lugar de la tasa de letalidad en el mundo y la contracción económica más grave, con 18 regiones en recesión en el marco de la catástrofe global más dramática del siglo XXI con 113 237 955 infectados y 2 616 306 fallecidos. Pese a ello, 22 organizaciones políticas se colocan a “partidor lleno” en la carrera electoral. Febrero cerró con un empate técnico entre dos candidatos principales Verónika Mendoza y Yonhy Lescano al borde de que el 16 de marzo se cumpla un año de haber decretado el paquete de emergencia y cuarentena para contener la expansión del coronavirus en el Perú.

Los peruanos ingresamos al proceso electoral con una reforma política inconclusa que no eliminó el voto preferencial, si aprobó más bien la ley de paridad y alternancia que será aplicada por primera vez en el Perú el 11 de abril del 2021. La norma ha sido cumplida por todas las listas como prerrequisito para ser admitidas y no tachadas de haberse producido su incumplimiento. Hasta acá todo camina. Debemos señalar, sin embargo, que estamos muy lejos de que la perspectiva de igualdad de género haya sido incorporada en los planes de gobierno de la mayoría de las organizaciones políticas en la actual competencia electoral. 

Daniela Meneses de El Comercio, al analizar los planes de gobierno de los 4 partidos con mayor intención de voto, señala que: “es el tema de la violencia de genero el único de los puntos analizados que figura en los cuatro planes”. Es el de Juntos por el Perú (Verónika Mendoza) el que más desarrolla el tema, es el de Acción Popular (Yonhy Lescano) el que menos lo hace. De hecho AP le dedica solo unas 4 oraciones a pesar de que la única mención es a este tema. En su plan se refiere a la violencia con un dato más “en el plan de AP las palabras mujer y mujeres solo aparecen 6 veces”.

“Otra mención constante en los planes de gobierno (excluyendo el de AP) es a la situación de des igualdad entre hombres y mujeres en nuestro país. Victoria Nacional (George Forsyth) habla, por ejemplo, de la necesidad de “erradicar la cultura machista”; y de que el Estado promueva el empoderamiento de las mujeres y la igualdad de oportunidades; y de reducir la carga de trabajo de cuidado no remunerado. Fuerza popular (Keiko Fujimori) menciona que, además de los relacionados a la violencia, los principales problemas de la mujer incluyen el tener “mayores responsabilidades, menos oportunidades”; y el ser discriminada “en los ámbitos económico, social, político y cultural”. Otra vez, JPP es el que más desarrolla el tema; mencionado de forma menos genérica puntos como el machismo, en la desigualdad, la carga doméstica y el trabajo no remunerado. 

Una pregunta importante al hablar de género y de planes es si estos presentan un enfoque transversal que no encasille el tema en una sección cerrada del documento. FP habla de “asignar recursos económicos para la implementación de políticas públicas con enfoque de igualdad de género”; pero más allá de eso son pocos los casos en los que presentan un enfoque transversal. Por dar algunos ejemplos donde si lo hace: menciona que las becas estudiantiles darán especial énfasis a madres jóvenes; y que los programas sociales deben tener especial énfasis en las niñas de zonas rurales.

VN tiene como meta “la incorporación del enfoque de género en la gestión institucional de los ministerios y; Gobiernos Regionales y Locales”, y también hace algunas menciones relacionadas a un enfoque transversal. Hablaba de la necesidad de que los programas sociales tengan enfoque de género, de la brecha de género en temas de ciencia, tecnología e innovación; y de la necesidad de igualdad al aumentar mujeres en cargos de elección popular. 

Nuevamente, el plan que muestra un mayor enfoque transversal es el de JP: además de incluirlo en temas que van desde la capacitación del personal del Poder Judicial, hasta la creación de espacios públicos, dice expresamente que es necesario “fomentar la transversalización del enfoque de género en todos los sectores y niveles del gobierno” JP aborda con bastante más detalle el tema: habla, entre otros, de la necesidad de “incrementar el acceso gratuito [a] métodos anticonceptivos modernos”,  de “garantizar el reparto de AOE en establecimientos de salud pública” de la “aprobación de la despenalización del aborto hasta las 12 semanas” y de la aprobación de “legislación y protocolos para aborto en menores de 15 años, embarazadas producto de violación sexual por vulneración a su salud”.

El referido artículo me exonera de mayores comentarios. Les alcanzo otras propuestas específicas de nuestro plan.

Visibilizar y reconocer el trabajo doméstico y/o de cuidados no remunerado, así como su contribución al sostenimiento de la vida  social y la productividad.

  • Reconocer el rol del estado, los hogares, la empresa y las organizaciones comunitarias y el trabajo que las mujeres dedican a estas actividades.
  • Más guarderías: Ampliadas hasta los 48 meses de edad y reconocimiento a sus trabajadoras con un salario digno y derechos laborales.
  • Centros para adultos mayores y personas con discapacidad
  • Equipamiento de Comedores populares y ollas comunes: gas domiciliario, mejora de locales y equipamiento de comedores, guarderías y espacios para adultos mayores.
  • Garantizar que se cumpla la nueva ley de trabajadoras del hogar con un contrato digital en la web del Ministerio de Trabajo; lo que permitirá su formalización.

Pensión mujer

Hacer justicia con cientos de miles de mujeres que hoy no pueden acceder a una pensión; esto por haber pasado su vida trabajando en el cuidado de sus hijos y a su familia.

  • Duplicar el monto de Pensión 65 y priorizar a las mujeres mayores de los barrios populares de Lima y las ciudades; actualmente Pensión 65 ya prioriza zonas rurales.
  • Se reconocerá a las mujeres 2 años de aportaciones por cada hijo que hayan tenido como ya ocurre en Chile o Argentina.
  • Pensión Mujer es parte de la necesaria reforma de las AFP y cambio del Sistema Nacional de Pensiones; el que actualmente niega pensiones a quienes les faltan apenas meses para tener 20 años de aportaciones

* Ex ministra de la  Mujer y Desarrollo Social. 
  Magister en Políticas de Igualdad y Género

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE