Gabriel Quispe: “Tengo un pie en la magia cinematográfica y otro en la visión descarnada de la sociedad”

Conversamos con el crítico de cine sobre su primer poemario "48 ½", cuyos versos nos sumergen en el mundo cinematográfico.

Libros
Gabriel Quispe en Arequipa poemas sobre cine
(Foto: Alexandra Montoya – “El Búho”)

Tan diosa

tan frágil

tan producida en el set

tan genuina en sus interiores

Marilyn de las estrellas

y los abismos inmediatos

cometa de una década

que dejó a años luz estela

el rubio y el carmesí

las perlas perfectas

se definieron en ella  

guía y alerta antecesora

mientras Norma Jeane

en paréntesis debajo

sobrevivía con signos

de interrogación y admiración

borrones y tachaduras

entre frases pulcras

antes del súbito punto final

que arrancó la hoja.

“Marilyn”, poema dedicado a Marilyn Monroe, que forma parte del libro “48 ½”.

“48½” es el primer poemario de Gabriel Quispe Medina, donde se hace presente su influencia cinéfila. En 36 poemas podemos encontrar a figuras emblemáticas como Marilyn Monroe, Alice Guy, Buster Keaton y José José. Junto a personajes ficticios como Michael Corleone, Viridiana, Norma Desmond o Charles Foster Kane.

El comunicador, cineasta y crítico de cine estuvo de paso la Ciudad Blanca esta semana para presentar su libro, publicado en julio del presente año y presentado en la 26° Feria Internacional del Libro en Lima. Este fue editado por la poeta y gestora cultural Katherine Estrada Aguirre, bajo su sello La Strada.

Durante su visita conversamos con él sobre la obra, la cual nació durante la pandemia. Asimismo, nos contó cómo se volvió un amante del cine, un mundo al que se ha dedicado casi por completo durante 25 años.

El nacimiento de un cinéfilo

Su pasión por el cine nació hace 32 años, en diciembre de 1990. Se encontraba terminando su cuarto año de secundaria y, al verse libre de trabajos y exámenes, empezó a ver películas a diario.

En el transcurso de ese año había sentido un “cambio”. Ya no las veía de manera intranscendente, sino que buscaba películas concretas con nombre y apellido. Identificando personajes, actores y directores de los que oía hablar en esa época. Como los actores clásicos Anthony Quinn y Robert Mitchum.

Quispe recuerda que una de las primeras películas que le dejó una huella fue Taxi Driver, dirigida por Martin Scorsese y protagonizada por Robert De Niro, la cual pudo ver en el “Canal 2”. De igual manera, no se imaginó el impacto que tendría ver Good fellas (esta vez en pantalla grande). “Por eso es que siempre le digo a mis amigos que yo solo quería ver Buenos Muchachos por Robert De Niro, nada más”.

Al siguiente año, a pocos días de regresar al colegio, inició una huelga del SUTEP. Relata que justo en ese tiempo “Red Global” empezó a pasar clásicos de Hollywood de lunes a viernes a las 10 de la mañana. Cosa que no hubiera podido ver si no fuera por la huelga (quizá por un golpe de suerte. O el destino).

También comenzó a visitar cineclubes y cines comerciales, que en ese tiempo presentaban los estrenos los viernes y no los jueves como ahora. Aunque, aclara que históricamente los estrenos eran los jueves. Lo importante es que “terminada la huelga, yo ya era un cinéfilo. Ya había cambiado algo, y estaba empezando a darme cuenta”.

El cine como un salvavidas emocional

Cuando le preguntamos qué significa el cine para él, responde: “Todo”. Explica cómo este lo ayudó a ubicarse en el mundo, ya que cuando era adolescente era bastante introvertido y “no entendía muchas cosas”.

Creo que, desde esos años de la adolescencia a principios de los años noventa, en un Perú atrasado, empobrecido, en medio del terrorismo y una dictadura naciente…creo que en ese entonces el cine fue una especie de salvavidas emocional que me permitió conectar con el mundo y con la sociedad. Entender las claves artísticas.

Gracias a este pudo cruzar fronteras, en el sentido metafórico y literal, ya que lo hizo “descubrir la ciudad de Lima”. En su deseo de ver películas iba hasta los distritos más alejados de su hogar en Pueblo Libre. Una vez que tuvo más experiencia, podía ir a cualquier sitio donde hubiera un film que le interesara.

Por otro lado, comenta que tener las películas tan al alcance ahora (hasta en los celulares) es una nueva realidad que ha abrazado con mucho entusiasmo. “Porque nos permite ver muchísimas cosas que hace treinta años no podríamos haber visto”.

Aunque igual siente que, entre sus 15 y 25 años, pudo ver mucho cine. Cine mudo, extranjero, italiano, sueco, japonés, neorrealista, comedias italianas de los 60, la nueva ola francesa o cine británico de los 60. De esa manera fue aprendiendo poco a poco sobre ese mundo.

Una pasión de más de 30 años

¿Por qué no optar por estudiar cine de frente? El escritor indica que la economía de su familia no permitía esa opción. Además, las cosas estaban difíciles porque en ese tiempo estábamos saliendo de la hiperinflación de los ochenta y el Fujishock de los noventa.

Así que, en 1993, ingresó a Comunicación social en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, porque también le interesaba la comunicación (y no sabía que a lo largo de su vida se dedicaría mayormente al cine). En 1995 empezó a publicar tímidamente algunas críticas de cine, y desde ese año no ha parado hasta hoy (salvo algunos paréntesis en el camino).

Con una larga trayectoria, Quispe ha sido editor de la Revista Butaca y de la web Cinencuentro. Actualmente es director de la página Cineastas y del programa online de música de cine, Amarcord. También es coautor del libro “Rondas, fanfarrias y melancolía. Aproximaciones a la obra de Federico Fellini” (2020)de la Universidad de Lima. Y ahora nos presenta 48 ½.

¿Cómo fue la experiencia de escribir su primer libro en solitario?

Si bien ha desarrollado la escritura desde hace 25 años (con incontables críticas de cine y textos periodísticos), aún no había tenido la oportunidad de escribir un proyecto de este tamaño. Indica que todo empezó durante la pandemia, en marzo de 2020.

En abril empecé a escribir algunos de estos poemas porque ya los tenía listos mentalmente. Unos cuatro poemas maso menos. Las frases ya me estaban asaltando, ya no podía dejarlas en el aire. Así que empecé a escribir.

Después de unas semanas se dio cuenta que había algo sólido, y después de un mes vio que había un libro. El proceso de escritura continuó hasta este año. Pero aclara que paró en algunos momentos, ya que “a veces la inspiración se apagaba y pasaba un tiempo, hasta que volvía en cualquier momento”. Y se generaba un nuevo ciclo de poemas.

Portada de “48½” de Gabriel Quispe Medina.

Una referencia a la obra maestra de Fellini en el cine

Con respecto al título del libro, Quispe señala que está influenciado por el magistral film del cineasta italiano Federico Fellini: “8 ½” (1963). En él cuenta la historia de un cineasta que ha creado muchas películas importantes, pero siente la presión de todos de volver a hacer otra gran película. Lo cual le genera una crisis creativa, personal y psicológica.  

Es una película que me dejó una fuerte impresión por la exploración de la psique. La psicología de un artista que está siempre entre la realidad aplastante y la fantasía, que también puede ser aplastante. Porque puede ser un reflejo torcido de su vida real o la muestra de su decadencia porque no le sale lo que está buscando.

¿Y el 4? El cinéfilo explica que, como estaba escribiendo el libro en el marco de la enfermedad, sus primeros pensamientos giraban en torno a la fiebre que podía atacar al cuerpo y dejar una huella física o emocional. Primero optó por 38 ½, pero ese número era inofensivo, así que aumentó diez más. “48 ½”, un nombre que funcionaba como hipérbole, ya que el ser humano no puede soportar tal temperatura corporal.

En el libro hace referencias al cambio climático, la extinción de la especie humana y el agotamiento del planeta, por lo que también podía hablar de la temperatura ambiental. “Entonces busqué la máxima temperatura que ha habido en algún lugar del mundo y encontré que, en una zona poco poblada en México, había habido una temperatura de 48 grados y medio”.

Agrega que hubo otra razón personal. Y es que, al ser futbolero, es consciente que el pasar los 45 minutos implica que hay que entrar a concretar cosas para ganar el partido. “Sentí un poco ese pálpito, de que ya estamos avanzados de edad y que teníamos que empezar a sacar cosas importantes. Como este libro”.

Poemas dedicados a personajes icónicos y figuras emblemáticas del cine

Mi primera actitud era hacer que el poemario sea un libro íntimo, donde transmitiera sensaciones muy personales. Justamente por eso fueron apareciendo, inevitablemente y sin que me lo propusiera, personalidades cinematográficas. Reales y ficticias. Porque simplemente son parte de mi vida y no podía sacarlas.

Como Michael Corleone de la aclamada película, El Padrino. Quispe comenta que la vio por primera vez a los 16 años y la describe como “una película totalmente distinta a lo que había visto hasta ese momento”.

Asimismo, confiesa que en realidad vio El Padrino III (estrenada en 1990) primero, ya que estaba no podía dejar pasar la oportunidad de verla en pantalla grande. Sin embargo, lo que le fascina de la historia hasta hoy es que “esa familia pudo haber sido cualquiera. Cualquier clan familiar migrante que escapa de un país alejado por circunstancias desesperantes”.

En el poemario también incluye a personas reales como Alice Guy, una pionera del cine francés y el cine mundial, que fue víctima del machismo de ese tiempo. El escritor explica que desde hace tres años estuvo pensando mucho en ella, tras descubrir su trágica historia.

Guy fue testigo del nacimiento del cine, puesto que estuvo junto a los hermanos Lumière cuando proyectaron sus primeras películas. Léon Gaumont apareció en este mundo gracias a ella, por lo que afirma que “Gaumont es una de las grandes productoras del cine francés, en gran parte por lo que hizo Alice Guy”. Sin embargo, años después sus películas se perderían e incluso se borraría su nombre como directora en estas.

Lo que le pasó fue trágico, uno de los mayores sabotajes en la historia del cine. La cinefilia internacional se acordó de ella cuando era una persona mayor, pero nunca llegó a tener un prestigio a la altura de su talento…su nombre recién empezó a sonar en el mundo hace 20 años. Tuvieron que pasar cuarenta años de su muerte para que en Francia, Europa y en el mundo nos vayamos enterando de quien era.

Poemas para el Perú

La poeta, ensayista y catedrática, Sonia Luz Carrillo, señala que 48½ “tiene diversos registros, muestra de hibridismo textual, acogiendo poemas narrados o narraciones poéticas, notas periodísticas, periodismo de opinión y personajes de ficción de inapelable existencia”.

En el poemario también encontramos poemas relacionados al país, ya que Quispe tiene una relación muy íntima con este. “Un país difícil, incompleto, disperso y desigual, que aún está en formación”. Por lo que, reafirma que el cine no ha sido un refugio de la realidad, al contrario, a través de este pudo entender mejor su entorno.

Tengo un pie en la magia cinematográfica y otro pie en la visión descarnada de la sociedad peruana y del mundo, especialmente la peruana.

Estos sentimientos los pudo reflejar en el poema “Eternidad”, dedicado al director de cine (y su gran amigo) Óscar Catacora. Lo comenzó a escribir después de su muerte. Una tragedia que no fue solo por mala suerte, sino también “porque en el país está normalizado que haya grandes territorios donde no funcionan los servicios públicos…creo que lo que le pasó es un recordatorio de las carencias del Perú”.

Antes de irse era inevitable hacerla una pregunta a tan apasionado cinéfilo: ¿Alguna vez ha pensado hace cine?

Sí, claro. Yo estaba empezando en el 2020 una documental sobre la pandemia. Lo dejé en standby, pero creo que sí lo voy a terminar. Como me decía un amigo, que sabe de su existencia: “el libro le ganó a la película”. Efectivamente, cuando avanzaba en paralelo me di cuenta que el libro estaba más accesible y me fui de lleno con eso. Y dejé la película para un poco más de tiempo.

El Búho, para más noticias síguenos también en nuestras redes sociales:  

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y además en YouTube.

Suscríbete a La Portada, el boletín diario de noticias de El Búho. ¡Es gratis!

* campos requeridos

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE