Después de 31 años, por fin descansan cinco víctimas de la masacre de La Cantuta

El 18 de julio de 1992, durante la dictadura de Alberto Fujimori, nueve estudiantes y un profesor de la Universidad de La Cantuta fueron detenidos, secuestrados y desaparecidos. Treinta años después se localizaron unos restos que pertenecían a cuatro de los asesinados por el régimen

- Publicidad -

Más de tres décadas después, familiares de las víctimas de La Cantuta finalmente pudieron enterrar a cinco de ellos. Parte de los restos de Dora Oyague, Felipe Flores, Armando Amaro, Marcelino Rosales y Bertila Lozano fueron restituidos a sus familias.

Una ceremonia de homenaje a su memoria se realizó en la Iglesia Parroquia Sagrado Corazones Recoleta, en Lima, el último viernes. La sepultura de los restos de los estudiantes de La Cantuta se dio este sábado 2 de septiembre, en el Cementerio El Ángel.

Los familiares, acompañados de cantos funebres y sikuris, entregaron al descanso eterno a los jóvenes que desaparecieron el 18 de julio de 1992. El dolor quebró la voz de varias hermanas y madres que buscaron incansablemente a estos estudiantes desaparecidos durante la dictadura de Alberto Fujimori y a manos del grupo COLINA, que operaba bajo órdenes del entonces asesor Vladimiro Montesinos. Los entrampamientos legales, la impunidad, la injusticia y la ausencia del Estado no agotó la espera de las nueve familias.

Aún siguen siendo buscados Robert Teodoro Espinoza, Heráclides Pablo Meza, Juan Gabriel Mariños Figueroa y el profesor Hugo Muñoz Sánchez.

https://twitter.com/cnddhh/status/1698047003375108426

Puedes leer támbien: Conmemoran 31 años de la masacre de La Cantuta

Corte Suprema: Ninguna de las víctimas de la masacre de La Cantuta era terrorista

El 18 de julio de 1992, durante la dictadura de Alberto Fujimori, nueve estudiantes y un profesor de la Universidad de La Cantuta fueron detenidos, secuestrados y desaparecidos. Poco después, por documentos filtrados por militares anónimamente, se supo que los desaparecidos fueron asesinados extrajudicialmente y enterrados en fosas comunes.

El secuestro, tortura, asesinato e incineración de la víctimas de La Cantuta sucedió a manos del escuadrón de la muerte conocido como COLINA. Este grupo paramilitar recibía órdenes de Vladimiro Montesinos y era comandado por Santiago Martín Rivas.

Según se estableció en el proceso judicial, el expresidente Alberto Fujimori tenía conocimiento de las operaciones del Grupo COLINA. Y daba su aprobación a las acciones y despliegue de este escuadrón, razón por la cual fue condenado a cárcel. Similar proceso ocurrió con el caso de la masacre de Barrios Altos.

En ese mismo juicio a Fujimori, la Sala Penal Especial de la Corte Suprema de Justicia determinó que ninguno de los estudiantes ni el profesor del caso La Cantuta tenían vínculos con algún grupo subversivo.

A más de tres décadas del trágico evento, los deudos continúan buscando justicia y verdad para sus seres queridos.

https://twitter.com/cnddhh/status/1698027524934996056

Hallazgo de los restos

El 8 de julio de 1993, a días de cumplirse un año de la masacre, gracias a Justo Arizapana, un reciclador de basura, fueron encontradas unas fosas en el distrito limeño de Cieneguilla. Justo compartió un mapa donde había visto a personas vestidas de negro enterrar unas cajas. En el interior se encontraron restos humanos incinerados.

La justicia peruana determinó que se analicen esos restos en Inglaterra. Blanca Nélida Colán, quien ocupaba la Fiscalía de la Nación y después fungió como abogada de Montesinos, dispuso algunas pericias que terminaron siendo más un obstáculo para hallar la verdad y la justicia, que terminaron con el extravío de los restos en Inglaterra.

Hasta el 2022, los familiares no obtuvieron información sobre los resultados y menos sobre la ubicación del envío a ser analizado. Solo gracias a los esfuerzos de la Asociación Pro Derechos Humanos (APRODEH) y de la organización Redress, se pudo localizar la caja térmica con los restos enviados a análisis. Esto ocurrió en 2022, 30 años después de la masacre. 

Los restos fueron encontrados en el Archivo Forense de Birmingham, cerca a Londres. Las familias, una vez más, guardaron esperanzas de poder terminar su búsqueda, y gestionaron la repatriación de la caja térmica, que fue sometida a análisis en Ayacucho. Los resultados genéticos revelaron que se trataba de Marcelino Rosales Cárdenas, Bertila Lozano Torres, Dora Oyague Fierro y Felipe Flores Chipana.

También en 2022, algunos huesos fueron encontrados en una excavación en Cieneguilla, diligencia que se hizo por insistencia de las familias. Los restos pertenecían a Armando Amaro. Aún falta encontrar a otras 4 víctimas del crimen de La Cantuta.

Síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y además en YouTube.

Puedes leer también: Gris negocio con Blanca y sobrevaloración de obras en la UNSA

Autor

  • Milagros Gonzáles Sánchez

    Bachiller en Ciencias de la Comunicación en la especialidad de Periodismo por la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa. Especializada en fact checkin, crónica, cobertura de Derechos Humanos, conflictos sociales, investigación y fiscalización legislativa.

    Ver todas las entradas
- Publicidad -

Suscríbete a La Portada

Recomendación: Antes de iniciar la suscripción te invitamos a añadir a tu lista de contactos el correo electrónico [email protected], para garantizar que el mensaje de confirmación de registro no se envíe a la carpeta de correo no deseado o spam.
- Publicidad -

Artículos relacionados

Últimas noticias