Un Congreso de transición

Como ya se había previsto, el nuevo Congreso está integrado por 9 bancadas diferentes, ninguna de las cuales obtuvo más allá del 10% de la votación. El tiempo que estarán en funciones y la alta dispersión del voto, no permitirá reformas, ni grandes ni profundas; con lo que los partidos ya están actuando con miras a las elecciones 2021.

Análisis El Búho

En esta elección para el Congreso, el ausentismo superó el 25% de la población electoral. Si a eso se le suma el 20% de votación inválida (nulos o blancos), los que optaron por algún partido político son un poco más de la mitad de la población. Así, el 10,27% que obtuvo el partido más votado, Acción Popular, se convierte en apenas un 5,5% del total de electores hábiles. Y sin embargo, se hizo de 25 escaños, tras descontar a todos los partidos que no pasaron la valla.

Nadie sabe para quién trabaja. Uno de los perdedores y uno de los inopinados ganadores de la elección congresal, miran hacia al próximo 2021-

Algo similar a lo ocurrido en 2016 cuando, con un 19% de preferencia entre los votantes hábiles, Fuerza Popular obtuvo 73 escaños y un poder inmerecido que no supo controlar, con el desenlace que dio lugar, precisamente, a este nuevo Congreso.

Así, la historia de los “robacable”, “comepollo”, “lavapies” y otros similares, no ha terminado, como tampoco la presencia de una Rosa Bartra (a través de Martha Chávez), varios “vitochos” aún desconocidos y personajes tan polémicos como Edgar Alarcón o Daniel Urresti.

nuevo Congreso 2020

publicidad

Sin propuestas ni figuras descollantes, el Congreso solo cumplirá una función de transición con miras a las elecciones generales de 2021, la que pueden favorecer aprobando las reformas pendientes, o entorpecer, si se enfrascan en el entrampamiento. La buena noticia está en que el tiempo no les permitirá realizar alguna ocurrencia de última hora; la mala, que tampoco harán una reforma significativa.

PUEDES VER:  Emiratos Árabes Unidos en la vanguardia de campaña de ayuda contra covid-19

Las regiones

De acuerdo al mapa electoral de enero 2020, no hay ningún partido con clara mayoría o preferencia a nivel nacional. El panorama multicolor del Congreso deja pocas conclusiones, entre ellas, la imperfección del sistema de representación congresal. Así, Alianza por el Progreso, que tiene mayoría en 6 regiones, tiene menos representantes que Acción Popular que se impuso en solo 4 regiones. El fujimorismo, que solo logró mayoría en Piura, tiene 15 representantes. Lo mismo ocurre con Podemos, que tiene en sus filas al congresista más votado, Daniel Urresti, pero cuyo triunfo se limita a Lima Metropolitana, mientras en el resto del país prácticamente no existe. Y así, podemos seguir con múltiples comparaciones y deducciones.

En el Sur, siempre rebelde, se impuso claramente el partido que hoy alberga a Antauro Humala, colocando dos congresistas quienes, por sus propios méritos, muy probablemente no hubieran sido elegidos. Le siguió el Partido Morado y Acción Popular, en ese orden. Más abajo, el Frepap, como parte de la oleada nacional y desde Cotahuasi, la tierra del fundador Ezequiel Ataucusi. Por último, el Frente Amplio, con un nicho sólido en el valle de Tambo, principalmente, a causa del conflicto por Tía María. En este tema, 4 congresistas electos por Arequipa se han pronunciado con un rotundo No al proyecto; otros dos dudan, con lo que las probabilidades de sacar adelante la inversión minera se reducen significativamente.

PUEDES VER:  ONP: ¿Cómo sería retiro de aportes?, tras aprobarlo la Comisión de Presupuesto

Contexto político y judicial

Dos días después de la elección congresal, se decidió una nueva prisión preventiva para la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori; mientras que al cierre de la edición se decidió también la prisión preventiva para el líder del partido Solidaridad Nacional, el exalcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio.

Una bancada notablemente disminuida coincidió con una nueva prisión preventiva de 18 meses. Keiko Fujimori, no llegará para presentarse en la elección del 2021.

Asimismo, un día antes de la elección, se detuvo al líder de Vamos Perú (partido que llevaba en Arequipa como candidatos a Víctor Hugo Rivera y Álvaro Moscoso), Juan Sotomayor, por un largo historial de corrupción en el Callao.

Sintomáticamente, estos han sido los partidos más golpeados en los comicios. El símbolo naranja, incluso con 15 congresistas, tendrá influencia mínima, pues no consigue aliados. Solidaridad Nacional obtuvo niveles históricamente bajos y no pasó la valla, lo mismo que Vamos Perú. Sin embargo, gracias a una inexplicable decisión del Jurado Nacional de Elecciones, la inscripción de estos dos últimos partidos, no será anulada como correspondería al no pasar el 5% de adhesiones.

PUEDES VER:  Coronavirus Perú: Casos positivos en 333 mil 867 y 12 mil 229 fallecidos

En suma, el caso lava Jato sigue cobrando caídos en el entorno político y los fiscales Vela y Barba, pese al cargamontón que hoy afrontan por la demanda de Odebrecht ante el CIADI, siguen siendo los artífices de estas caídas.

Este artículo fue publicado también en la versión impresa de El Búho, La Revista Edición N° 73

publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Deja una respuesta

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE