#Hace20Años El costo de la Marcha de los 4 Suyos: ¿un millón de asistentes o de dólares?

Un año después de la famosa marcha apoyada por la mayoría de arequipeños, se supo que había tenido un financiamiento del cual Alejandro Toledo nunca informó. Este reportaje trató dsobre el tema.

Hace 20 años Avatar

El 27 de abril del 2001 se publicó la edición N° 47 del semanario El Búho. Aquí se realizó un análisis de la Marcha de los 4 Suyos, incluyendo a las autoridades y personas que acudieron desde Arequipa hacia la capital, para dar su apoyo a esta manifestación contra el régimen de Alberto Fujimori. Pero también se menciona las áreas grises de este evento.

Marcha de los 4 suyos

NOTA ORIGINAL

A casi un año de la multitudinaria manifestación donde participaron alrededor de trescientas mil personas, se ha revelado que el líder de Perú Posible, Alejandro Toledo, recibió un millón de dólares de un empresario extranjero para financiar la Marcha de los 4 Suyos; dinero que, sólo de acuerdo a las apariencias, no estuvo destinado a auxiliar a los marchantes que hoy manifiestan, en su gran mayoría, haber autofinanciado su travesía, por lo que se hace indispensable que los organizadores despejen todas las dudas que acerca del destino de esos fondos han surgido. Luis Gutiérrez, jefe de campaña y Guido Pantigoso, secretario provincial de Perú Posible en Arequipa, nos dan su versión.

Eran los días de la dictadura. Era el momento de salir a las calles a gritarle al tirano opresor ¡Basta ya!. Era el momento de unirse todos los frentes democráticos con la única finalidad de gritarle en la cara a Fujimori que no iban a tolerar más los abusos contra la libertad. Ese era el Día de la Marcha de los 4 Suyos.

Convocado con casi dos meses de anticipación los lideres provinciales se prepararon para llegar a la capital y hacer sentir el clamor popular. El día escogido: 28 de julio. En Arequipa, Luis Gutiérrez Cuadro, jefe de campaña de Perú Posible. era jefe en nuestra ciudad del Comité Cívico de Resistencia Democrática (CORECIDE). Recibió el encargo de Alejandro Toledo, de llegar a Lima con la delegación local de Collasuyo es decir la región sur del país. Fue así que durante un mes y medio el partido convocó no solo a los militantes “toledistas”, sino a todos los grupos democráticos que quisieran aunarse a esta protesta cívica.

La invitación se hizo a todo el público. Muchos ciudadanos, en especial los jóvenes querían asistir a esta megaprotesta y había mucho entusiasmo. En los locales de Perú Posible se estableció tarifas para quienes quisieran ir a Lima. Quince soles por persona por el pasaje de ida y 25 soles. ida y vuelta. Se aseguraba la estadía en los tambos y comida.

A pesar de ello tuvieron que organizarse diversos eventos para recabar los fondos necesarios que cubrieran los gastos que demandaba esta manifestación. Tales como. polladas, parrilladas e incluso un Festival de la Cumbia. Además se recurrió a una colecta pública. Según Luis Gutiérrez fue durante el desarrollo de estas actividades que pudo financiarse el viaje de aproximadamente trescientos manifestantes hasta la capital.

Guido Pantigoso, actual secretario provincial de Perú Posible, era en ese entonces secretario de organización y aunque no viajó con los “marchantes”, declara que participó en las actividades realizadas en la ciudad para autofinanciar la Marcha de los 4 Suyos. Incluso señala que el ingreso de dinero más importante provenía de la colecta pública, donde afirma que solamente de las alcancías colocadas en el mercado San Camilo se recaudaban aproximadamente cuatrocientos soles diarios.

Luis Gutiérrez cuenta- llegó a la capital al frente de los “toledistas” y lo recibió David Waisman quien los condujo hacia el “tambo” ubicado en la Av. Pedro Miuta en San Juan de Miraflores, antiguo local de la Municipalidad de Lima (los tambos fueron implementados por Somos Perú), Héctor Taco Tamo, que en ese entonces era congresista por Perú Posible, y según el jefe de campaña, no estuvo con las manifestantes y ni siquiera se apersonó a saludarlos.

La alimentación (según las declaraciones de Gutiérrez) era más que abundante, tanto así que era común escuchar a los “marchantes” la frase: “¡Hemos venido a luchar o a comer!”. Aunque se conoce que mucho de ese alimento provenía de donaciones de empresas y fabricas Iimeñas; Gutiérrez y Pantigoso coinciden en afirmar que el dinero recibido por Toledo se utilizó probablemente en los víveres de los manifestantes, colchones y otros sectores.

Pantigoso afirma que Perú Posible se hizo cargo de los pasajes ida y vuelta de algunas de legaciones (no la arequipeña) que no podían costeárselo, además, las medicinas que utilizaron para atender a los heridos durante la marcha, e incluso el integro de los pasajes de regreso de la delegación arequipeña forran solventados por el partido, hecho en el que no con-cuerda Luís Gutiérrez, quien señala que recibió de David Waisman 20 pasajes y que tuvo que comunicarse con Héctor Taco Tamo y Luis Solari para pedirles que colaboren con este inconveniente, a lo cual respondieron aportando 25 pasajes y 100 dólares respectivamente, aunque reconoce que este aporte bien pudo ser a título personal.

Recordando estos hechos Luis Gutiérrez no puede ocultar su descontento con algunos de los personajes que hoy por hoy tienen cierta representatividad en el interior de Perú Posible. Concretamente habló de Luis Solari, de quien dice no hizo nada durante la marcha; que tuvo que llamarlo por teléfono para que por fin se manifestara sobre los pasajes de regreso. Gutiérrez fue enfático al censurar a Luis Solari emplazándolo públicamente a un debate, por considerarlo una persona que se está aprovechando del momento político.

Además, recordó que Guido Pantigoso no estuvo presente en la Marcha de los 4 Suyos. Afirmó que éste no representa a ninguna de las bases del partido, e incluso dijo que en una de las visitas que hiciera a nuestra ciudad Alejandro Toledo, lo enfrentó y le preguntó en tono amenazante ¿A ti quién te nombró secretario provincial? Y luego de un breve silencio y hondas cavilaciones solo dijo, “A estas alturas no les voy a jalar la alfombra a mis partidarios”.

Identidad e integridad en la Marcha de los 4 Suyos

En entrevista con Guido Pantigoso, inquirimos sobre la ideología de Perú Posible, a lo que señaló que está basada en la identidad e integridad nacional. “Es necesario un cambio estructural en el país, basados en la realidad nacional y en las experiencias vividas del pueblo“, dijo.

Leyendo un boletín de pocas páginas señaló que “las cifras indicadoras demuestran claramente que el crecimiento económico es un factor primordial en el desarrollo social y que dentro del marco de la democracia y el estado de derecho, el sector privado tiene un rol protagónico en el crecimiento económico y la acumulación de riqueza”.

Respecto al plan de gobierno de Perú Posible, dijo que lo elabora por la Comisión Nacional del Plan, conjuntamente con Comisión Nacional de Profesionales (CONAPRO). Está presidida por Eduardo Mac Bride y cuenta entre sus integrantes a Pedro Pablo Kuchisnky, Diego García Sayán, Luis Solari y Carlos Bruce. El Plan está elaborado pensando en el periodo 2000 – 2005. La participación de Toledo en esta comisión es a través de una comisión especial la cual evalúa los avances realizados por sus asesores. Pero en Arequipa no existen documentos al respecto.

Sobre la contienda electoral, señala que la principal diferencia entre la propuesta de Perú Posible y el APRA es la fórmula económica. En puntos concretos, por ejemplo, afirma que Perú Posible propone un Banco Agrario con inversión tanto privada como estatal; es decir un Banco Agrario Mixto, mientras que el APRA sostiene más bien, una entidad totalmente estatal.

“La propuesta de generar puestos de trabajo productivo está basada en la inversión privada, mientras que la del APRA se afirma en aumentar la burocracia y el aparato gubernamental”, señaló.

En la eventualidad que Toledo gane la segunda vuelta, se consultó sobre quiénes se harían cargo de las direcciones regionales de salud, industria, educación. Respondió que no se harán especulaciones sobre el tema, pero que deberán ser técnicos de primer nivel, consecuentes con el plan de gobierno; además de carecer de un pasado oscuro. Por su parte, afirmó que no pedirá ningún cargo público pero en caso de que se lo ofrecieran, evaluaría la propuesta.

Indicó, además que la excandidata por Perú Posible, Flora Guerrero tuvo una invitación para formar parte del partido. Ella junto con Carmen Casani le habían manifestado su intención de colaborar voluntariamente con esta nueva campaña; pero al parecer quedó en intención, porque hasta la fecha no se han aparecido.

Finalmente, agregó que se espera la llegada de Alejandro Toledo para la tercera semana de mayo, fecha en la que realizan un mitin en Aplao; responde así a una propuesta de descentralizar los mítines, restringiendo las grandes convocatorias y dando mayor oportunidad a la población de los sectores más alejados. La idea es que tengan un trato directo con el candidato.

Cómo llegaron a Lima los marchantes

La delegación arequipeña que fue a la Marcha de los 4 Suyos liderada por el congresista electo Arturo Valderrama Chávez,.fue probablemente la más publicitada debido a su organización y las decenas de obstáculos que debieron vencer para proseguir la marcha; sin embargo, si bien hubo apoyo de pobladores, ciudadanos y militantes de Perú Posible; a decir de los asistentes, no hubo un apoyo formal y orgánico de la organización que lidera Alejandro Toledo. Hoy que se conoce aporte de la Fundación Soros, han surgido dudas sobre si el millón de dólares fue bien utilizado y saltan declaraciones encontradas. Aquí una crónica de cómo este grupo llegó a la capital, donde fueron vitoreados por decenas de miles de otros asistentes a la gesta cívica

Arturo Valderrama Chávez, alcalde de Miraflores y cabeza de la oposición en esta región durante la dictadura fujimorista, ha señalado que no recibió ayuda de Perú Posible para movilizar a las más de cien personas que lo acompañaron en lo que se conoció como el peregrinaje por la democracia, ya que el viaje no se realizó exclusivamente en ómnibus. A pie se cruzaron la mayoría de pueblos y ciudades que separan Arequipa de la capital de la república.

En aquel entonces Arturo Valderrama Chávez dijo a los periodistas que los gastos de movilidad, hospedaje y comida se habían sufragado con los fondos que logró recolectar con el apoyo de sus colaboradores apristas y no apristas, gente interesada en apoyar la protesta contra la dictadura.

En aquella ocasión Valderrama dijo que en honor a la verdad debía reconocer el aporte de un personaje vinculado a Perú Posible; no dijo a cuanto ascendió el apoyo, pero aseguró que éste se había producido. Hoy casi un año después de la gran movilización, asegura que no recibió un solo centavo de la organización que lidera Alejandro Toledo. Pudo entonces tratar-se de un aporte individual

La marcha

Los marchantes sufrieron de grandes incomodidades: largas y pesadas caminatas, la falta de un buen lugar para descansar por las noches y sobre todo, el permanente acoso de la policía; algo que en determinado momento les hizo temer por su vida, durante la Marcha de los 4 Suyos.

Pero el hambre no puede incluirse en esta lista. Lo cierto es que recibieron apoyo de militantes del partido aprista y Perú Posible, quienes a su llegada diferentes ciudades, les ofrecían comida preparada en grandes ollas; tampoco se puede olvidar el generoso apoyo de ciudadanos comunes y corrientes, quienes se acercaban a los marchantes para darles, además de apoyo moral, fruta, pan, galletas y gaseosas.

En Arequipa, al empezar la marcha, cada participante recibió latas de atún y aproximadamente un kilo de maíz tostado.

En la primera parada, en Camaná, los caminantes fueron alojados en una enorme casa en construcción; el lugar pertenecía a un familiar del ahora congresista electo por el partido aprista.

Al amanecer y luego de realizar la ceremonia del lavado de la bandera en la plaza de armas, lugareños vinculados al partido aprista les ofrecieron el desayuno en la municipalidad.

Similares situaciones se produjeron a lo largo del camino. En el segundo día del largo viaje, en la localidad de Nazca, fueron militantes de Perú Posible quienes dieron de comer a los caminantes. Esa noche no hubo necesidad de hacer gastos por hospedaje, debido a la represión policial y a los obstáculos que pusieron durante toda la ruta. Los marchantes debieron pasar la noche en el ómnibus que los transportaba.

En Cañete el numeroso grupo fue llevado al mercado del lugar para desayunar. Había que cuidar los escasos fondos y el comedor de ese centro de abastos se presentaba como una buena opción, durante la Marcha.

Al llegar a Lima la delegación fue recibida por dirigentes apristas, quienes se unieron a la marcha por las calles del exclusivo distrito de Miraflores. Durante el recorrido y al llegar al local de Perú Posible, fueron esperados por Elian Karp, esposa de Alejandro Toledo; y el por entonces entusiasta colaborador Álvaro Vargas Llosa. Allí se dispuso la entrega de una considerable cantidad de bizcochos, bebidas gaseosas y vasos de mermelada.

Después de la concentración del 26 de julio en la plaza de armas de Lima, fueron dirigentes apristas quienes invitaron a los manifestantes a su local partidario en la avenida Alfonso Ugarte. Allí comieron y pasaron la noche.

El retorno fue un tanto accidentado debido a los problemas que ya se han hecho públicos. Los promotores de la marcha temían a las represalias de la dictadura fujimorista y la persecución montesinista, desaparecieron de escena quedando en manos de dirigentes menores los trámites para el retomo.

Síguenos en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE