Nostalgia, populismo y demagogia en Argentina y Chile

"Chile tiene una forma de movilización y comportamiento político y electoral más formal e institucionalizado que Argentina. Kast siempre lleva corbata y nunca grita pero al mismo tiempo se reúne con Bolsonaro"

- Publicidad -

Argentina casi ya ha gastado sus reservas internacionales líquidas en momentos en que se enfrenta a una sequía sin precedentes que le ha hecho perder 21.000 millones de dólares en exportaciones y a una probable devaluación, pocos meses antes de las elecciones del 22 de octubre.

Con una estructura productiva que depende del clima, algunos anticipan un nuevo de su deuda soberana si su ministro de Economía, Sergio Massa, no logra que el FMI sea más condescendiente. Si ello se suma una inflación del 104%, la más alta en 31 años, y un 41% de pobres, no es extraño que en la última encuesta del CELG, Javier Milei –el candidato al que se le
califica indistintamente de libertario, anarcocapitalista, utraderechista…– aparezca encabezando la intención de voto con un 29,3%.

En la segunda ronda podría enfrentar al alcalde de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, a la exministra del Interior, Patricia Bullcrich, o a un candidato peronista, que bien podría ser Massa, que se inmolaría en las urnas para evitar una debacle peronista, que ha gobernado intermitentemente el país desde los años cuarenta del siglo pasado.

El 77% de los argentinos critica al gobierno de la coalición peronista Frente de Todos. El rechazo se extiende al resto de la clase política, entre otras cosas porque las alternativas al peronismo desde 1982 –Raúl Alfonsín, Fernando de la Rúa, Mauricio Macri– también dejaron una sensación de fracaso.

Difícilmente Milei, un político histriónico y extremista, podía tener tantas cosas a su favor para llegar a la Casa Rosada. Y ha llegado tan lejos sin estructura política alguna y ofreciendo soluciones mágicas. La mayor base de apoyo de Milei, un economista soltero que vive con cinco mastines y que dice estar pensando en convertirse al judaísmo, está entre los menores de 30 años.

Tras años y décadas de crisis económica muchos jóvenes están dispuestos a escuchar los canto de sirena de Milei, que para conjurar el peronismo ofrece una utopía de mercado frente a la que neoliberalismo de los chilenos o el de la última junta militar (1976-1982) parecerían tímidamente socialdemócratas.

Milei quiere recudir el gasto público un 10% del PIB en su primer año de gobierno y privatizarlo todo, hasta la educación y el sistema previsional, y eliminar la indemnización por despido. Ese tipo de programa nunca ha ganado votos en un país habituado a los subsidios y las dádivas. Según algunas estimaciones, hasta el 46% de los argentinos recibe algún tipo de ayuda estatal. Menos de un 30% cree que la dolarización que propone Milei sea una buena idea.

Pero según escribe Carlos Pagni en , a sus votantes no les interesan sus propuestas –cerrar el banco central, prohibir el aborto, liberalizar la tenencia de armas …– sino la rabia que refleja: “Si bajan el volumen de sus televisores, sus simpatizantes ven a alguien furioso, como ellos mismos”.

No necesitan nada más para justificar su apoyo a La Libertad Avanza, el partido de Milei. Él fue elegido diputado por Buenos Aires en 2021 con el 17% de los votos. Si algo explota magistralmente Milei es la inveterada nostalgia de los argentinos. En los programas a los que lo invitan nunca deja de mencionar que en 1895 Argentina tenía el PIB per cápita más alto del mundo. Y que su riqueza fue víctima del dispendio de una casta política corrupta. Según se desprende de sus palabras, para él Qatar, por ejemplo, con una renta per cápita de 66.000 dólares, sería un país casi tan desarrollado como Suiza (91.900).

Tratándose de un economista, confundir riqueza y desarrollo no es un error casual. A fines del siglo XIX Argentina se integró en los mercados mundiales por sus exportaciones agroindustriales, no por su desarrollo industrial, científico y tecnológico. El país del Río de la Plata era uno de los graneros del mundo pero su matriz productiva nunca dejó de ser extractivo. Y dependiente de los precios de las materias primas.

Milei cree que en esa época Argentina fue grande porque el Estado apenas intervenía en la economía, que dominaba una clase política y empresarial de terratenientes ultraconservadores y autoritarios. En 1890 la banca Barings de Londres casi quebró por los créditos que otorgó al gobierno de Julio Argentino Roca para que transformara a Buenos Aires en la “París de Suramérica”.

El banco central se creó recién en 1935 por una ley que inspiró Raúl Prebisch, su presidente hasta 1943. En los años sesenta dominó desde la Cepal en Santiago el pensamiento económico desarrollista latinoamericano. Pero en la era de las redes sociales, los demagogos –de derechas e izquierdas– crean sus propias realidades paralelas.

Nostalgia chilena

También Chile añora tiempos mejores, más estables y seguros. Tras los recientes asesinatos de tres carabineros por inmigrantes indocumentados y la crisis migratoria en la frontera norte, la seguridad se ha convertido en la principal preocupación del 51% de los chilenos. La tasa de homicidios (4,6 por 100.000 habitantes), sin embargo, sigue siendo una de las más bajas de la región.

La derecha sabía que ese era el flanco más vulnerable del gobierno de Boric. Y en la campaña para elegir el Consejo Constitucional lo atacaron a fondo. En su discurso de victoria, José Antonio Kast, –el líder del Partido Republicano (PR), que obtuvo 22 escaños con el 35,4% de los votos– dijo que no había “nada que celebrar” porque en los barrios chilenos la paz se había “esfumado”.

Desde 1990 nunca un partido había obtenido tantos votos: 3,5 millones. Según comenta a el investigador Arnaldo Delgado, la derecha chilena solo conjuga verbos que empiezan por recuperar, restituir, restaurar, repetir, revertir.

Para muchos conservadores el pasado al que quieren regresar no es muy lejano: el del régimen militar que hace 50 años derrocó a Salvador Allende. El hermano mayor de Kast, Miguel, fue ministro de Estado y presidente del banco central durante la dictadura. Según Patricio Fernández, exdirector de ‘The Clinic’, la gente que va a escribir la constitución es “básicamente nostálgica del mundo de Pinochet”.

El 62 % del rechazo a la carta redactada por la Convención Constitucional dio un impulso decisivo al PR y a Kast. Ellos se han mostrado implacables con Boric, cuya popularidad no remonta el 30% desde que comenzó su mandato. Según el FMI, la economía se contraerá este año un 1,0% este año con una inflación del 7,9%.

Toda la derecha latinoamericana ultracatólica cree que cualquier tiempo pasado fue mejor. En la última reunión en Ciudad de México de la Conferencia Política de Acción Conservadora (CPAC), fundada en 1974, tuvo un marcado tono religioso. Con vírgenes como fondos de pantalla en los móviles de los asistentes. El candidato más votado el 7 de mayo en Santiago, Luis Silva Irarrazaval, propone, entre otras cosas, criminalizar la diversidad sexual y de género.

Vidas paralelas entre Chile y Argentina

Chile tiene una forma de movilización y comportamiento político y electoral más formal e institucionalizado que Argentina. Kast siempre lleva corbata y nunca grita pero al mismo tiempo se reúne con Bolsonaro o Santiago Abascal, no con Emmanuel Macron. Según Ignacio Labaqui, politólogo argentino, Milei y Kast son de derecha, pero no representan lo mismo.

Kast, muy católico y diputado nacional hace 20 años, es un conservador clásico y, por ello, un defensor del status quo. Milei, en cambio, es un iconoclasta de pelo enmarañado que usa “camperas” de cuero. Según la politóloga chilena Thais Pavez, los digitales han logrado capturar viejas y nuevas audiencias, proyectando una imagen de modernidad que la izquierda no tiene por su fijación con figuras del siglo pasado como Allende. Es decir, otra nostalgia, pero por una época equivocada.

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y además en YouTube

Autor

- Publicidad -

Suscríbete a La Portada

Recomendación: Antes de iniciar la suscripción te invitamos a añadir a tu lista de contactos el correo electrónico [email protected], para garantizar que el mensaje de confirmación de registro no se envíe a la carpeta de correo no deseado o spam.
- Publicidad -

Artículos relacionados

Últimas noticias