Otro balance sobre la gestión municipal de la provincia, a manos del “chatito” Omar Candia Aguilar

Arranque accidentado en el municipio

Las cosas se pusieron color de hormiga para Omar Candia, a solo doce meses de asumir la alcaldía de Arequipa. Obras eternas, funcionarios cuestionados y sentencias judiciales que tienen a la máxima autoridad de la provincia en la cuerda floja.

La Revista El Búho

El alcalde de Arequipa termina el año con una sentencia de seis años de cárcel. Su pasado lo condena. En concreto, su primer periodo como burgomaestre de Alto Selva Alegre (ASA). Es el remate de un año opaco al frente de la Municipalidad de Arequipa, en el que errores de principiante redujeron el pequeño crédito que lo aupó al sillón del provincial.

Pese a la experiencia de sus ocho años como burgomaestre, malas decisiones y falta de transparencia lo sumieron en polémicas innecesarias. Tampoco supo manejar la mochila que le dejó su compañero y predecesor en la alcaldía, Alfredo Zegarra. Obras y proyectos con deficiencias, cuyos pasivos desgastaron la nueva gestión. Un primer año complicado.

LOS CHICOS DE CANDIA
El cambio de autoridades locales supone el ingreso del personal de confianza del…

Lea el artículo completo descargando la Edición Digital de este número aquí

 

Deja un comentario

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE