La segunda ola en Arequipa gana velocidad y alcanza los niveles de finales de junio

Solo en las dos últimas semanas de enero se registraron más muertes por covid-19 en Arequipa que en noviembre y diciembre del 2020, sumados. Las cifras se asemejan a junio del año pasado.

Informe Avatar
covid en arequipa cifras

En poco más de dos semanas, el gobierno tuvo que cambiar su discurso respecto a la pandemia que asola a Arequipa y todo el país. Si bien el presidente Francisco Sagasti aseguraba que el segundo embate de la covid recién estaba comenzando, la rápida saturación de los servicios sanitarios retrataba una realidad mucho más preocupante.

Desde mediados de enero, la Sociedad Peruana de Medicina Intensiva advertía del colapso de las unidades de cuidados intensivos (UCI) a nivel nacional. La demanda cada vez mayor de respiradores mecánicos empezó a engrosar las listas de espera de pacientes necesitados de una cama UCI, que hasta hace tres días bordeaba los mil 300.

“Esta segunda ola se muestra agresiva. Estamos viendo cómo las cifras van subiendo muy rápidamente”. Con estas palabras, la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, reconocía la gravedad de la situación, un día después que el presidente Sagasti anunciara una cuarentena estricta para Lima Metropolitana y otras nueve jurisdicciones del país, catalogadas como de “nivel extremo”.

La segunda ola en Arequipa

En la categorización de riesgo regional, Arequipa pasó a riesgo muy alto. Si bien se implementaron algunas restricciones de movilidad y aforo, aún no se llegó a un confinamiento. No obstante, el sistema sanitario local ya lleva varias semanas saturado por las demandas de atención.

El martes 26 de enero, médicos y enfermeras del hospital Honorio Delgado expusieron el drama que afrontan. El propio director del establecimiento, Richard Hernández, reconocía que el personal estaba exhausto. Las semanas de trabajo continuo por la pandemia, sin vacaciones, y la exigencia por la pandemia los tiene al límite.

A la falta de personal se suma el incremento de pacientes. En las últimas semanas se triplicó el número de personas que acuden al nosocomio. Varias de ellas lo hacen en condiciones graves.

Las cifras de la pandemia en Arequipa

En solo dos semanas, las muertes covid en Arequipa superaron las registradas en todo noviembre y diciembre del 2020. Un claro indicador del incremento en la velocidad de segunda ola respecto al final del año pasado.

Lo cierto es que el uso de camas de hospitalización se encuentra al alza. El promedio de la última semana de enero se equipara al de la primera semana de julio del 2020, cuando Arequipa apenas ingresaba a la etapa más dura de la primera ola.

Mientras que la ocupación de camas UCI se encuentra en un nivel sin parangón. La implementación de más de estas elevó el promedio semanal de uso hasta 87. Eso sí, se trata de un incremento progresivo y sostenido.

En tanto, los dos registros de muertes por la enfermedad también reflejan una tendencia al alza. Tanto el registro de muertes totales del Sistema Informático Nacional de Defunciones (Sinadef), como el de muertes covid oficiales de la Gerencia Regional de Salud (Geresa), grafican el aumento continuo de muertes en la región.

Nuevamente, los promedios semanales de ambos indicadores para la última semana de enero coinciden con los de la tercera semana de junio del 2020.

Respecto a los nuevos casos, la media de la última semana de enero fue de 487. No se registraba una cifra similar desde la cuarta semana de junio del 2020, cuando se contabilizaron 498.

La misma tónica se aplica para los casos activos. Para el mismo periodo de enero, el promedio marcaba unos 6 mil 259. Nuevamente, junio del 2020 ofrece un número parecido, cuando su quinta semana tuvo unos 6 mil 676.

La positividad y el número de pruebas aplicadas repiten la misma historia que las métricas anteriores. Ambas en tendencia creciente y cuyos promedios semanales de la última semana de enero se acercan a los de un periodo de junio, en concreto, de su cuarta semana.

A puertas de lo más duro

El comportamiento de las estadísticas revisadas apunta hacia la inminente cresta de la segunda ola. Al igual que en el primer embate de la pandemia, los niveles de contagio y muertes se encaminan hacia sus picos.

La comparativa que salta a la luz es con la segunda mitad de junio del 2020. De repetirse el mismo escenario del año pasado, Arequipa afrontaría la etapa crítica de nuevos casos y defunciones en unas tres o cinco semanas, entre mediados de febrero y mediados de marzo. Es decir, un equivalente a lo vivido entre julio y la primera mitad de agosto.

En vista del agravamiento reciente de la pandemia, médicos del hospital Honorio Delgado han pedido que se disponga un confinamiento estricto los fines de semana. Mientras que un sector de la población considera que debió ingresarse a una cuarentena como la que se vive en Lima y nueve regiones del país. ¿Se trataría de una medida efectiva o llegaría muy tarde?

Síguenos en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE