Los wayrachis: una extraordinaria noticia

"Una de esas alentadoras nuevas se llama Wayrachi, por su nombre en quechua, que en castellano significa `el que da aire´”

Crónicas de un gayrrillero Jesús Martínez Mogrovejo
wayrachis

En medio de toda la desgracia que significa tener que afrontar esta pandemia en el Perú con un sistema sanitario tan frágil (producto del desinterés por la salud pública durante décadas) hay sin embargo algunas buenas noticias que nos alientan y nos hacen mantener la fe. Una de esas alentadoras nuevas se llama Wayrachi, por su nombre en quechua, que en castellano significa “el que da aire”.

Se trata de un regulador de oxígeno de alto flujo que se ha vuelto de una utilidad esencial para los médicos en los servicios de medicina interna y neumología. En efecto, este aparato de bajo costo y de factura local (pues su fabricación cuesta no más de 900 USD y se produce aquí mismo en el Perú) desde agosto está logrando salvar las vidas de muchas personas enfermas de una forma grave de Covid que no consiguen una cama en UCI.

Se trata de un tratamiento aplicado a personas con dificultades severas para respirar y constituye una oportunidad de no tener que recurrir a la ventilación mecánica invasiva, pues esta última instancia está muy limitada y es escasa no solo por el reducido número de camas en proporción a la población enferma, sino que requiere de personal altamente especializado del cual carecemos en el Perú.

Frente a esta falta de camas en UCI para pacientes con síntomas de insuficiencia respiratoria severa producida por el Covid, el Dr. Germán Málaga, de la Universidad Cayetano Heredia y miembro fundador de Médicos Solidarios decidió audazmente optar por el uso de los Wayrachis que representan una alternativa altamente eficaz pues tienen una capacidad de proveer hasta 100 litros de oxígeno por minuto, cantidad casi 7 veces superior a la que se distribuye desde los balones de oxígeno de mejor performance, es decir los de 15 litros.

Esta opción viene siendo en muchos casos una gran oportunidad para salvar vidas de pacientes que saturan a menos de 90%, pues les evita hacer un esfuerzo extra al respirar. Alrededor del 50% de estas personas tiene una recuperación favorable (y en algunos casos se ha restablecido el nivel necesario de oxígeno hasta en 48h). La única condición para hacer funcionar correctamente un Wayrachi es que el hospital o centro de salud tenga el flujo de oxígeno suficiente. Esto solo puede proveerlo una planta de oxígeno y conexiones de oxigeno empotradas.

Como lo mencionamos líneas arriba, estos aparatos de relativa fácil confección son producidos en nuestro país por la Asociación Wayrachi; siguiendo el diseño de la University College of London. Gracias a la donación hecha por entidades privadas, miembros de instituciones públicas e incluso familias y particulares; muchos hospitales cuentan ahora con la alternativa eficaz de los Wayrachis y ya van más de 250 fabricados hasta el momento.

Médicos Solidarios Arequipa ha conseguido donar 12  Wayrachis al Hospital Honorio Delgado. Pero aún no es suficiente. Tenemos que seguir adquiriendo estos sencillos dispositivos que están mejorando la atención de nuestros enfermos y salvando vidas. Para eso te necesitamos. Cada donación por más mínima que sea es valiosa e importante. Poco a poco podemos hacer grandes cosas para vencer el desafío que significa esta pandemia. Sin embargo, no podemos esperar. El momento de ayudarnos es ahora. Lo que hagas por otras personas hoy, lo estás haciendo por ti y tu propia familia mañana.

Para más información sobre las donaciones, infórmate en:

https://www.medicos-solidarios-arequipa.com/es/donar.html

Subscribe to our newsletter!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE