Elecciones del 2 de octubre: ¿quiénes ganaron y perdieron?

Columnista invitado

Tal como no era muy difícil de adelantar, las elecciones regionales y municipales transcurrieron sin mayor pena ni gloria. En una jornada bastante tranquila, donde el incidente mayor lo protagonizó el hoy electo alcalde de Lima al amagar denunciar fraude en su contra luego de votar, curándose en salud ante su eventual derrota, el 22.69% de ciudadanas y ciudadanos hábiles para votar, no concurrieron.

El ausentismo fue particularmente notorio en la Amazonía, superando el 30% en Loreto y Ucayali. Esa manifestación de desafección por la política y de distancia, si no desinterés, por el proceso, resulta más ostensible si consideramos los votos blancos y nulos que llegaron hasta el 31.5% en Ancash y el 29.3 en Tumbes. Si sumamos aquellos y aquellas que no fueron a votar con quienes no lo hicieron por ninguno de los candidatos, no encontraremos ningún futuro gobernador o gobernadora regional que obtuviera una votación mayor que aquella suma. Como es obvio, este resultado que era previsible fue alentado por una campaña donde, en general, la falta de ideas y propuestas fue reemplazada por los insultos y las acusaciones cruzadas entre los candidatos.

En el caso de las regiones, tras la primera vuelta electoral eligieron a su gobernador, todos hombres, 16 regiones. Como ya es un clásico desde el 2016, aunque muchos en Lima recién parecen darse cuenta, los movimientos regionales obtuvieron 10 de ellas mientras APP (2), Somos Perú (2), Avanza País y el Frente Esperanza se repartieron las restantes. En la segunda ronda los movimientos ganarán en otras 4 regiones donde la competencia será entre ellos y disputarán con un partido las restantes, a excepción de Lambayeque donde se enfrentarán APP y Somos Perú. El panorama provincial no es muy distinto. Estando aún pendientes algunos resultados, las agrupaciones del interior del país vencen en cerca de 120 provincias, mientras los partidos nacionales obtienen el resto, destacando entre ellos Somos Perú (28) y APP (17).

Así las cosas, la pregunta que surge casi naturalmente es quiénes ganan y quiénes pierden. En principio, es claro que ganan todas y todos quienes resultaron elegidos el 2 de octubre. Especialmente aquellos que cantan “todos vuelven” -entre 5 y 8 gobernadores y sólo en Lima, 10 alcaldes distritales-, no obstante, los desmanes que tienen varios de ellos en su haber. Directamente ellos porque como es claro, salvo muy limitadas excepciones, se trata de figuras locales y regionales con perfiles, historias y redes que poco o nada tienen que ver con las agrupaciones, sean nacionales o regionales, que los albergaron. Son ellos y su resultado electoral lo que permite que las organizaciones partidarias se apropien del resultado, como creen que corresponde a cualquier marca auspiciadora.

En esta lógica, pelando la cebolla, Somos Perú es el partido nacional que queda mejor parado. Con dos regiones y 28 provincias, obtiene un resultado que supera largamente su performance del 2018, lo que como sabemos no quiere decir nada.

Los demás partidos, cada uno a su manera pierden. Unos más y otros menos. APP disminuye su presencia. No arrasa como pretendía en el norte. Su propietario sale del proceso bastante magullado. Pierde Trujillo, la joya de su corona y su presencia territorial parece limitarse a menos de la mitad de las regiones.

Las dos primeras fuerzas de las anteriores elecciones nacionales, Fuerza Popular y Perú Libre son duramente golpeados. Los primeros no obtienen ni para el té. Mientras el partido de Cerrón, repitiendo una historia que se inició el 2002, en la que los partidos de gobierno son duramente castigados en los comicios subnacionales, se consuela con apenas tres provincias (Cotabambas, Bolívar y Melgar). Y unos 70 distritos, perdiendo toda visibilidad en su propio territorio de origen, Junín. Se consuela porque responsabiliza a Castillo de sus males, puede “deshacerse” de algunos allegados y “cuadros orgánicos” que impusieron sus candidaturas en varios territorios2. No le alcanza sin embargo para su pérdida mayor. Esto es, la capacidad de presión, negociación y cuoteo que han mantenido a lo largo de este tiempo en el gobierno del profesor Castillo.

En la lista de grandes perdedores hay que incluir, sin duda, a Acción Popular. Sus enconadas disputas internas y el protagonismo de personajes funambulescos como la señora Alva por un lado y “los niños” por el otro, desaparecieron algunos esfuerzos interesantes como la gestión de Mesías Guevara en Cajamarca. Y ponen al partido de Belaunde en la ruta del PPC y el APRA.

Contra lo que piensan muchos, soy de los que creen que Renovación Popular y López Aliaga no ganan tanto, como creen, con Lima. Entre otras cosas porque tendrán que gestionarla. En el plazo inmediato, su líder se posiciona con el lenguaje brutal que lo caracteriza, como el adalid de la bronca con Palacio. Sin embargo, a partir de enero tendrá que responder a los limeños, incluyendo a ese más del 80% que no votó por él. Ciudadanos que tienen demandas y expectativas muy concretas y alejadas de la fantasía de hacer de la ciudad una potencia mundial. Paradójicamente, más que él, gana Pedro Castillo y el Ejecutivo. 

En un escenario fuertemente fragmentado, donde las distancias entre Lima y el interior se han evidenciado por enésima vez desnudando la tesitura centralista del país en estos comicios3, el control de recursos y presupuestos que tiene un gobierno siempre urgido de apoyos de ocasión, le permite una relación clientelar. No por asimétrica y desigual, menos necesaria para regiones y territorios, para autoridades -algunas con experiencia- ávidas de protagonismo y necesitadas del vínculo con Lima. El presidente ya ha mostrado que aprendió rápido a moverse en esa cancha y pulsar las teclas indicadas.

————-

*1 Investigador de DESCO
2 Sobre el resultado del partido de Cerrón ver, Vilca, Paulo: La “derrota” de Perú Libre, en El Comercio, 6 de octubre 2022, Lima. https://elcomercio.pe/opinion/colaboradores/la-derrota-de-peru-libre-por…
3 Sobre el particular ver Banda, Gonzalo: El vórtice centralista, en El Comercio, 5 de octubre 2022, Lima. https://elcomercio.pe/opinion/columnistas/el-vortice-centralista-por-gon…

Suscríbete a La Portada, el boletín diario de noticias de El Búho. ¡Es gratis!

* campos requeridos

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE