Humanos

Trocha urbana Paola Donaire Cisneros

El término “humanidad” incluye fortalezas y debilidades. Errar es humano, dice el aforismo; pero, también la caridad y la misericordia se califican como “humanidad”. Enfrentados como estamos a una crisis inesperada, lo “humano” sale a flote en todas sus dimensiones, en las que gratifican y en las que destruyen.

estado de emergencia

Miles de personas están confinadas en sus casas para protegerse de la enfermedad y, con ello, proteger a las personas mayores, quienes son, hasta ahora, las principales víctimas mortales del virus. Muchos realizan trabajos de riesgo para cuidar el bienestar de personas que ni conocen. Otros tantos están utilizando el tiempo de encierro para ofrecer sus talentos a los demás. Pero, lamentablemente, el rostro mezquino de la humanidad es lapidario. Mil personas solidarias pueden sucumbir por el accionar de uno solo de esos humanos que no dudan en poner sus intereses y caprichos por encima de todo y de todos. Esas personas, que justifican su egoísmo en la ley del más fuerte y atropellan el derecho de otros, echan a perder los más nobles esfuerzos. Frente a ello, también es humano el deseo de arremeter con violencia, castigar al que incumple las normas solidarias o agarrarlo a golpes. Lo humano, ya vemos, no es ni lo correcto ni lo necesario; solo es lo humano.

PUEDES VER:  Hacia una protección social universal

Eso es lo que tenemos hoy: seres humanos con miedo, incertidumbre, ignorancia y arrogancia, arrastrando prejuicios y complejos. ¿La humanidad no volverá a ser la misma, como dicen por ahí? ¿Será esta la oportunidad para corregir nuestros errores? Quizás lo humano prime otra vez y, una vez pasada la emergencia, volvamos a tropezar con la misma piedra.

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Deja una respuesta

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE