Carlos Freyre: “va a llegar un día en que la gente olvide el dolor que nos ha ocurrido”

Conversamos con el escritor y militar peruano sobre su libro “El miedo del lobo”, una historia real que reproduce la violencia a la que fue sometido nuestro país.

Libros
(Fotografía: Arthur Zeballos)

El escritor y oficial del ejército peruano, Carlos Enrique Freyre, estuvo en Arequipa para la presentación de su último libro “El miedo del lobo”, el pasado 25 de agosto. Está basado en la historia real de Aquiles, quien fue secuestrado por Sendero Luminoso de niño y estuvo cautivo durante años, aferrado al sueño de huir y ser libre.

En la siguiente entrevista, el autor nos cuenta sobre sus inicios en la escritura y cómo influyó su experiencia en el Ejército. También nos habla sobre el libro, las escenas más complicadas de escribir y cómo el desconocer la historia nos hace repetirla.

Entre el ejército y el papel

Freyre (1974) nació en Lima y estudió en la Escuela Militar de Chorrillos. A lo largo de los años ha servido como oficial de infantería en diversas regiones del Perú. Pero sus primeros pasos en la literatura los dio antes de convertirse en militar.

Antes de salir de la escuela ya había intentado escribir en algunos momentos. Si bien no tenía claro su porvenir profesional, una serie de circunstancias lo llevaron a aterrizar en el ejército. Gracias a él pudo conocer el interior del país, lo que lo motivó a escribir nuevamente.

Aprovechó que estaba en lugares muy aislados para entrenar bastante y nutrirse con buenos escritores. Y así se fue “incorporando a este mundo literario al que no pertenecía originalmente”.

Respecto a sus influencias, señala que ha tenido varias. Algunas se consolidaron y otras las fue dejando en el camino, al encontrar nuevas. Durante su juventud tuvo muy presente a escritores como el inglés Jeffrey Archer, y autores latinoamericanos como Gabriel García Márquez, Jorge Luis Borges o Mario Vargas Llosa. En la actualidad, considera que el autor que tiene mejor referenciado es al estadounidense Gay Talese.

Las similitudes entre ambas carreras

Algo que lo también lo ayudó a la hora de escribir es, sin duda, su formación como militar. Freyre considera que ambas carreras son parecidas en varios aspectos, aunque la gente las vea como opuestas.

El ejército es una entidad que te imparte mucha disciplina. Y un escritor, para mí al menos, fundamentalmente es un hombre que tiene que tener disciplina en las cosas que hace. No solo me refiero a levantarse temprano, sino a la constancia. Ningún escritor o militar sin constancia puede resolver ni un libro, ni una campaña militar.

Carlos Enrique Freyre, escritor.

En el campo militar también se requiere de mucho ingenio. Freyre explica cómo los militares esencialmente resuelven problemas, para lo que necesitan constancia y disciplina. Tal como un escritor.

Cuando uno decide escribir lo que hace es afrontar también un problema. En ambos casos requiere bastante constancia, disciplina y doctrina. La doctrina te la da, obviamente, tus grandes lecturas y la persecución de tus autores. Entonces, por eso digo que la gente suele pensar que el militar es una especie de un molde de cemento que no le permite moverse, pero es al contrario. Requiere muchísima capacidad de análisis, sobre todo cuando vas tomando grados más altos.

Carlos Enrique Freyre, escritor.

Freyre y “El miedo del lobo

El escritor y militar ha publicado en diversos géneros como cuento, novela, crónica o novela gráfica, incursionando en la investigación histórica y la escritura de guiones para cine. Entre sus obras encontramos “El Fantasmocopio” (2010), “Desde el valle de las esmeraldas” (2011), “El semental” (2012), “El último otoño antes de ti” (2014)y “La guerra que hicieron para mí” (2018).

En el 2021 volvió a sorprendernos con una historia real en “El miedo del lobo”. Aquí nos encontramos con la impresionante historia de Aquiles, a través de la cual se refleja la violencia a la que fue sometido todo un país.

Aquiles era un niño cuando fue secuestrado por Sendero Luminoso. Vivía en una pequeña comunidad en el río Perené de la cual fue arrancado e incorporado a la gran masa. Durante años será empleado como fuerza de trabajo, sometido a abusos y humillaciones, aislado, adoctrinado, deshumanizado y transformado en parte de una maquinaria de violencia ideológica. En medio de la pesadilla de su vida, Aquiles se aferra a un sueño de fuga: huir de sus captores, hallar a su familia, ser libre.

Sinopsis de “El miedo del lobo”.

Freyre dice que la historia llegó a él, de manera casual, cuando trabajaba en Arequipa como jefe de un batallón en el cuartel Salaverry. Fue ahí cuando Alquiles García lo contactó al creer que tenía una buena historia. Si bien antes ya se había encontrado con muchas personas que creían lo mismo, tras enterarse que había sido había sido ayudante personal de los camaradas Feliciano y José, el relato le pareció relevante.

En su primer encuentro se dio cuenta que García era un “personaje fuera de lo común”. Se trataba de una persona que había resistido un secuestro durante doce años y, a pesar de ello, “tenía una idea de la libertad…tenía que sobrevivir para ser libre alguna vez en su vida”.

Portada de “El miedo del lobo”

Las escenas más difíciles al momento de escribir

El libro trata temas delicados, a veces difíciles de leer, y mucho más difíciles de escribir. Freyre señala que las partes más complicadas estaban relacionadas a la crueldad de Sendero con la población.

Escenas intensas como cuando se le ordena a un Aquiles de once años matar a un niño de siete. O cuando por fin consigue escapar, después de haberlo planificado mucho, y se encuentra con un otorongo en el camino. “Pensó: no puede ser que justo hoy día, que estoy escapando, voy a morir comido por ese animal”.

Hay partes durísimas en la novela. El extremo de la crueldad que ejercieron los senderistas con esta población infundía miedo y, por ende, hacía que ellos no se escapen y tuvieran miedo de escaparse. Se jugaba muchísimo con el hambre, con el padecimiento en la ignorancia de ellos. Es una novela muy intensa en ese sentido.

Carlos Enrique Freyre, escritor.

Por otro lado, también nos encontramos con escenas conmovedoras en el libro. Como cuando (tras su escape) nos encontramos a un Aquiles sorprendido con todo lo que veía. Ya que él nunca había visto nada de lo que nosotros conocíamos en el mundo occidental.

El escritor recuerda haberle preguntado qué sintió la primera vez que se subió a un carro. “Que los arboles corrían” fue su respuesta. “¿Y la primera vez que fuiste a un cine? No me gustó, porque me equivoqué. No sabía leer en ese momento, y me metí a una película de terror y me asusté mucho, me dio náuseas”.

¿Por qué son importantes estas historias?

“Va a llegar un día en que la gente va a olvidar el dolor que nos ha ocurrido”. El escritor comenta que a la gente de su generación le sorprende que los jóvenes desconozcan esta historia, siendo que era su día a día.

Cuando uno olvida esto, repite la historia. La historia de América Latina es una historia que avanza en círculo siempre. Lo que va a pasar es que va a aparecer otro grupo con éste u otro tipo de violencia.

Carlos Enrique Freyre, escritor.

Explica cómo el progreso y la desmemoria ha hecho que a veces nos olvidemos que “la violencia no es una manera de gobernar ni solucionar problemas. La violencia es absurda”. Que la gente se quede con esto tras leer el libro, sería lo más gratificante para él.

Tres libros favoritos de Freyre

Antes de terminar la conversación, le hicimos tres preguntas sobre aquellas historias significativas para él.

¿Un libro que lo haya marcado?

Yo creo que tengo varios, pero uno que en mi adolescencia me sofocó fue “Papillon” del francés Henri Charrière. “Los miserables” de Víctor Hugo. Y “Crónica del Perú” de Pedro Cieza de León…, ese libro me marcó mucho porque identifiqué el mismo país en el que vivía, pero quinientos años antes.

¿Un libro que considere que toda persona debe leer una vez en la vida?

“Vida de escritor” de Gay Talese. Y “Crónica de una muerte anunciada” de García Márquez, porque me parece que es un diamante de novela.

¿Un libro peruano que recomendaría?

“1821: El año de la esperanza del Perú” de Alejandro Neyra.

Síguenos en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube.

Suscríbete a La Portada, el boletín diario de noticias de El Búho. ¡Es gratis!

* campos requeridos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE